Opinión

Transmisión, pero con publicidad incluida


 
 
Al momento de redactar estas líneas, el Pleno de la Cámara de Diputados discutía para su votación el dictamen de reformas a la ley de telecomunicaciones.
 
Luego de un receso de casi 10 horas, los diputados llegaron a un acuerdo respecto a los temas que detenían la aprobación del documento, el famoso must-carry y el must-offer.
 
El acuerdo negociado entre los coordinadores parlamentarios de PAN, PRD y PRI fue que las empresas de televisión por cable -cableros, en términos llanos- sí podrán transmitir sin costo alguno la señal de las televisoras abiertas, esto es, Televisa, TV Azteca, Canal 11, Canal 22, el Canal del Congreso y el Canal Judicial.
 
Pero la transmisión está condicionada a que sea integral, es decir, que se reproduzca la señal con todo y comerciales, que es algo que los cableros no hacen -o hacían-, pues colocaban sus propias pautas locales en las señales de TV abierta.
 
Los canales estatales de televisión, es decir las subsidiarias de Televisa y Azteca, así como los canales oficiales de los gobiernos locales, quedan fuera de esta condición por su carácter estrictamente local.
 
Este acuerdo destrabó el debate sobre el asunto de la televisión.
 
En el caso de la radio, los coordinadores parlamentarios acordaron que se tomarán en cuenta los indicadores de audiencia para determinar a los agentes dominantes.
 
Además, se establece una cláusula de reciprocidad para la inversión en radiodifusión; un empresario de cualquier país sólo podrá invertir en la industria mexicana en el mismo porcentaje que la legislación de ese país -Estados Unidos, por ejemplo- permita participar a los inversionistas mexicanos.
 
La entrega o renovación de concesiones ya no requerirán de la opinión no vinculante del Ejecutivo, sino del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
 
Éstos fueron parte de los acuerdos tomados por los coordinadores parlamentarios que sirvieron para destrabar la discusión del documento; al cierre de este espacio, continuaba la discusión en el pleno de más de 50 reservas, la mayoría de forma, que, de acuerdo con la opinión de los legisladores, no representarían un freno para la aprobación de la reforma.
 
A ver
 
Aureoles enfrenta rebelión
 
El coordinador de los diputados del PRD, Silvano Aureoles, nomás no la ve llegar.
 
El perredista enfrenta una seria división al interior de su bancada, pues varias de las tribus que la integran lo acusan de servil a la administración de Peña Nieto.
 
Los cuestionamientos de los diputados del PRD hacia su líder tienen que ver con el hecho de que las reformas importantes que se han aprobado no tuvieron su origen en el Congreso, sino en el Pacto por México lo que convierte a ambas cámaras en oficialía de partes.
 
Si Aureoles no se avispa, le pueden tumbar la coordinación.
 
Ley de Víctimas
 
La Cámara de Senadores aprobó por unanimidad la Ley General de Víctimas, con lo que se cierra un capítulo en esta lucha de las organizaciones sociales por lograr que el Estado reconozca la parte de responsabilidad que le corresponde.
 
Cristina Díaz, del PRI, dijo que iniciativa responde a un enfoque integral de justicia restaurativa para que las víctimas de violaciones a derechos humanos o víctimas del delito tengan el derecho a la verdad, el derecho a la justicia, la reparación integral y las garantías de no repetición.
 
La también priista Ivonne Álvarez García comentó que estas reformas van por todos los ciudadanos que alzaron la voz para exigir atención a las víctimas que eran invisibles a los gobiernos, y por aquellos que tienen la esperanza de que con ellas encontrarán la fuerza de la verdad de lo ocurrido con sus familiares y la compensación por los daños sufridos.
 
Que así sea.