Opinión

¡Transiciones de impunidad!

 
1
 

 

veracruz

Se ha derramado mucha tinta, aunque quizá no suficiente, sobre el significado del voto del pasado 5 de junio: ¡no más corrupción! Digo que no suficiente porque todo parece indicar que los gobernadores salientes de Chihuahua, Veracruz y Quintana Roo (aunque seguramente también los otros) están haciendo todo lo posible en sus estados para blindar su salida y proteger su impunidad; están atándole las manos a los ganadores de la elección para que éstos no tengan herramientas para revisar la cuenta púbica e irse en su contra.

Es increíble el cinismo y el poder absoluto de estos gobernadores, capaces de reformar las leyes antes de irse, para proteger su corrupción.

Si bien al parecer el SAT ha iniciado acciones en el caso de Duarte en Veracruz, es increíble y alarmante que el gobierno federal y el Congreso de la Unión, más aún PAN y PRD, no actúen con más fuerza para detener estos abusos. ¿Caerá algún día alguien en México, como ayer Ling Jihua en China, a quien condenaron a cadena perpetua por recibir 11 millones de dólares por sobornos?

Ante tanto atropello, insulto y frivolidad política, urge reformar la Constitución federal y las de los estados, para que el periodo de transición entre la elección y la toma de posesión del nuevo gobierno no sea mayor a un par de meses. Los periodos de cuatro y hasta seis meses entre la elección y el inicio de la nueva administración son vacíos de poder antidemocráticos, y que generan los incentivos más perversos. ¡Ya lo estamos viendo! Son semanas para que se construyan pactos de impunidad y diques contra la rendición de cuentas.

En las democracias más avanzadas del mundo, el periodo de transición es de un par de semanas a un par de meses. Es un lapso más que suficiente para entregar y recibir el gobierno. Mientras más corto, mejor. ¿Cómo impulsar algo que parece tan menor, pero que da lugar tantos males?

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
NAFTA a la N, lección Brexit
Más inclusión financiera
Segunda vuelta: lección desde Perú