Opinión

Transformar Oportunidades para
no perpetuar la pobreza

Lo único que no resuelven las reformas “transformadoras” del presidente Enrique Peña son los altos niveles de pobreza y las amplias brechas de desigualdad social que prevalecen en México.

Por eso, Oportunidades, el principal instrumento de la política social del gobierno federal, se transformó en el programa Prospera.

Según la Presidencia de la República, Prospera construye un puente entre la política social y el crecimiento económico.

Definido por el gobierno como un programa de inclusión social, Prospera será la principal estrategia para combatir la pobreza en México a partir de la vinculación de sus beneficiarios con el sector productivo.

Según cifras actuales, el número de familias beneficiadas por Oportunidades es de 6.1 millones y el de sus beneficiarios de 23.2 millones de personas.

Oportunidades, que antes se llamó Progresa, fue el primer programa asistencialista para combatir la pobreza por medio de transferencias focalizadas.

Prospera mantendrá un carácter asistencialista, pero también facilitará la vinculación de quienes reciben las transferencias “con la oferta institucional de programas y acciones de inclusión social, que mejoren el ingreso de las familias beneficiarias”, según el Ejecutivo.

De acuerdo con Genaro Aguilar, experto en temas de pobreza, continuar por el camino recorrido hasta ahora llevará a perpetuar la pobreza extrema en México, condición en la que viven 11.5 millones de personas, según datos del Coneval a 2012.

Hace más de un año, el especialista planteó que el país debía emprender políticas con inclusión social, justo lo que hoy se propone.
Para Aguilar, Oportunidades no tenía una estrategia productiva, pues desde su inicio subsidiaba la demanda, no la oferta.

Sin embargo, esa estrategia no dio resultados en el largo plazo. Lo que Aguilar propone es establecer programas de transferencias de ingresos no condicionadas y estrategias de impulso al mercado interno y a la producción, en especial de alimentos, en línea con la agenda internacional.

En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2015 se propone la asignación de 75 mil millones de pesos para Prospera en sus vertientes de salud, educación y desarrollo social.

La cifra propuesta al Congreso está por arriba de 73 mil millones de pesos que en este año se invierten en Oportunidades.

Pese al aumento progresivo del gasto dirigido a la población más marginada, la proporción de mexicanos en pobreza es casi la misma desde hace 17 años –e incluso antes–, cuando empezaron los programas de transferencias.

Hasta ahora, los esfuerzos para combatir la pobreza y la desigualdad han sido insuficientes debido, en buena medida, a que los recursos son limitados frente a la magnitud del problema.

Y si la capacidad de gasto está limitada por el bajo nivel de ingresos públicos, será más difícil avanzar en la lucha contra la pobreza y la marginación.

Twitter: @VictorPiz