Opinión

Tradición francesa y familiar

   
1
Maison de Famille

   

Maison de Famille

Dirección: Colima 152, Col. Roma, Delegación Cuauhtémoc

Teléfonos: 5525-2546

Twitter: @MaisonMX

Horarios: Lunes a sábado, 13:00 a 23:00. Domingo, 13:00 a 18:00 horas.

Precio: $600-$1200 por persona

Compañía: Negocios, amigos o pareja

Tarjetas: American Express, Master Card, Visa; crédito y débito

Tiempo: Hora y media

Parece que la cocina francesa está de regreso en la Ciudad de México. Ésa que alguna vez me resultó “aburrida” por su apego a lo clásico, pero que ahora me parece muy placentera cuando atiende lo que la mayoría descuida: la técnica.

Uno de los restaurantes franceses más recientes y más prometedores es Maison de Famille, de la familia Avernin. Aunque no los conocí cuando lideraban los famosos Champs Elysées y Bistrot Mosaico -antes de venderlos a una corporación que los llevó en declive-, conozco a una de sus hijas, quien es una apasionada del vino y tragona sin prejuicios al igual que yo, y en cuyo entendimiento de la comida confío plenamente.

El menú es sumamente largo, así que tómese el tiempo para analizarlo. Decidir qué ordenar no será sencillo, sobre todo si sumamos la no menos extensa lista de sugerencias del día. Hay que aventurarse y guiarse por corazonadas.

Como entrada elegí la ensalada de pulpitos y alubias al olivo. Más que ensalada es un pulpo sumamente suave servido sobre las alubias más ricas que haya probado recientemente. Ligeramente dulces, con una salsa que da frescura y que se mezcla perfectamente bien con el sabor del pulpo.

No podía dejar de probar la sopa de cebolla. Generosa con el queso y el pan, un aroma vinoso fresco, consistente, llena de sabor y un poco dulce. Simplemente lo que se espera de una sopa de cebolla tradicional.

La única falla de la noche fue en una pasta con morillas. El sabor era exquisito, pero algunas secciones de la pasta estaban ligeramente duras y con varias tiras apelmazadas.

Los meseros me contaron que muchos de los vegetales y otros productos básicos en los platillos vienen del propio rancho de la familia Avernin.

Tal es el caso del pichón, que llega a la mesa sólo después de que el mismo señor François Avernin sale de cacería. Si usted disfruta de los sabores intensos, es un platillo memorable: pichón relleno de foie gras y envuelto en hoja de col. Es una porción muy pequeña, pero no se arrepentirá de pedirla si la encuentra entre los especiales del día.

También le sugiero el cachete de res estofado al vino tinto. Luego de 16 horas de cocción, la carne es tan suave que el cuchillo resulta innecesario. La salsa del estofado es densa y bien condimentada, así que le hará entrar en calor si elige cenar en una de las mesas de la terraza.

Guarde espacio para los postres, que es conocida la buena reputación de la repostería francesa.

Al igual que yo, tendrá que regresar para probar todo el menú. Encantado comería ahí cada semana, pero el precio de algunos platillos es elevado.

Twitter: @ysusi

1
   

    

Cocina francesa
1
   

     

Cocina francesa