Opinión

Tope a la deuda subnacional


 
En el gobierno federal están convencidos de que la deuda de los estados y municipios no representa un problema sistémico ni pone en riesgo la estabilidad económica de México.
 
 
Lo que le preocupa a las autoridades hacendarias es la velocidad a la que creció en los últimos 4 años y la falta de transparencia en los pasivos subnacionales.
 
El saldo de las obligaciones financieras de las entidades federativas y los municipios se incrementó de 1.7% del PIB estatal en diciembre de 2008 a 2.9 en diciembre de 2012.
 
Funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estiman que, a ese ritmo, en unos 4 años podría representar 6% del PIB estatal.
 
Orden y control
 
Nadie en el Ejecutivo federal ni en las cámaras del Congreso de la Unión contempla que se rescate a los gobiernos locales que hoy tienen problemas de deuda.
 
Sin embargo, un punto coincidente es que hay que poner orden y tener un mayor control, tal y como se asumió en el compromiso 68 del Pacto por México para expedir una nueva ley nacional en la materia.
 
Con ese fin, hoy se celebra la tercera sesión pública de la Comisión de Puntos Constitucionales con la de Estudios Legislativos Segunda y la de Hacienda y Crédito Público del Senado de la República.
 
Voz a 'los afectados'
 
La reunión de trabajo es con todos los miembros de las 3 comisiones legislativas, que presiden -en ese orden- el priista Raúl Cervantes, el perredista Alejandro Encinas y el priista José Francisco Yunes.
 
En la sesión de hoy van a participar 'los afectados', que lo harán en voz de representantes de los gobiernos locales a través de la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales, que coordina Tirso Rodríguez de la Gala, secretario de Finanzas de Campeche.
 
También intervendrá la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) a través de un representante de su presidente en turno, Mario López, gobernador de Sinaloa.
 
Transparencia, clave
 
La primera sesión pública se realizó hace 2 semanas, con la participación del subsecretario de Ingresos de la SHCP, Miguel Messmacher, así como de representantes de la Auditoría Superior de la Federación y del Instituto Mexicano para la Competitividad.
 
En esa reunión, todos los asistentes coincidieron en la necesidad de que haya mayor transparencia en la deuda de los estados y municipios.
 
La segunda sesión pública se efectuó el miércoles pasado y contó con la participación de representantes de la banca y las calificadoras de valores.
 
En esa reunión hubo un reconocimiento de la Asociación de Bancos de México (ABM) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de que los mecanismos de control no están funcionando adecuadamente.
 
El presidente ejecutivo de la ABM, Luis Robles, dijo que no se tiene conocimiento de lo que realmente adeudan los gobiernos locales.
 
Cierto, pues el saldo de las obligaciones financieras de las entidades financieras y los municipios que da a conocer cada trimestre la SHCP, sólo incluye los pasivos garantizados con participaciones federales.
 
Iniciativas a debate
 
Los participantes en las sesiones públicas de los miércoles y privadas de los jueves -cuando las reuniones son cerradas a manera de negociación- analizan las iniciativas de reforma para evitar un exceso de endeudamiento.
 
En el tema de exigir más transparencia y rendición de cuentas coinciden todas las iniciativas, lo mismo que en el de tener un mayor control de los pasivos subnacionales.
 
Hay dos iniciativas -una de los senadores del PAN, impulsada por el exsecretario de Hacienda, Ernesto Cordero, y su compañero de bancada Carlos Mendoza, y otra del senador perredista Armando Ríos- que buscan un mayor control político, pues proponen que el Senado apruebe los niveles de deuda y déficit.
 
Luego hay otras 2 iniciativas -una del PRI con el PVEM, presentada por el coordinador priista Emilio Gamboa y su correligionario Yunes Zorrilla, y otra del senador perredista Mario Delgado- que van más en el sentido de la responsabilidad hacendaria.
 
La del PRI y PVEM incluye el concepto de deuda estatal garantizada, cuyo propósito es establecer un límite a los pasivos que pueden estar garantizados con participaciones.
 
No al control político
 
El objetivo de todas las iniciativas es parecido, pues buscan atender el problema; en lo que difieren es en el mecanismo.
 
La Conago está dispuesta a que se impongan límites a la deuda, siempre y cuando se basen en criterios técnicos y sean parejos para todos los gobiernos locales.
 
Y lo que le disgusta a los gobernadores es la idea del control político del Senado.
 
Los participantes en el grupo técnico de los miércoles también prefieren reglas, más que control político.
 
Todo apunta a que se va a converger hacia un esquema de reglas que incluirá la iniciativa que, se pretende, emane de ese grupo de trabajo.
 
vpiz@elfinanciero.com.mx
twitter: @VictorPiz