Opinión

Tony Blair en Acapulco

1
 

 

Tony Blair

Durante una conferencia que dio en febrero en Villahermosa, el director general del Consejo de Promoción Turística de México, Rodolfo López Negrete, adelantó que en el Tianguis Turístico de Acapulco –que se llevaría a cabo un mes después–, esta vez habría no uno, sino dos invitados especiales, uno de los cuales vendría de Europa.

De esta manera, López Negrete hacía referencia a que el año pasado, en el Tianguis Turístico de Cancún-Riviera Maya, contrataron como conferencista al actor Kevin Spacey, quien estaba de moda por estelarizar la popular serie de televisión House of Cards, tanto que hasta el presidente Enrique Peña Nieto lo invitó a conversar para tomarse una foto con él.

Con base en ese antecedente, las especulaciones sobre quién sería ese personaje europeo recayeron principalmente en otro actor: Daniel Craig, por ser muy famoso, por ser inglés, porque este 2015 es el Año Dual México-Gran Bretaña y porque, casualmente, durante los días del Tianguis estaría filmando en la Ciudad de México una película más de la zaga de James Bond.

Sin embargo no fue así, la sorpresa resultó aún mejor cuando en Acapulco se anunció la presencia de quien fuera Primer Ministro de Gran Bretaña (de 1997 a 2007), el laborista Tony Blair.

La expectativa sobre lo que este hombre que a los 43 años de edad gobernó durante una década a una de las potencias del mundo era muy alta; sin embargo, creo que quedó a deber, al dar al público unos primeros buenos veinte minutos, para después montar el show de una supuesta entrevista con un amigo suyo periodista, contar un par de anécdotas chistosas y transitar de lo aburrido a lo soporífero.

No obstante, de lo rescatable que dijo es que México está convertido en un lugar emocionante y –conocedor de los buenos resultados obtenidos el año pasado en la industria turística–, afirmó que quería honrar el trabajo realizado por la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu: “Yo no sé si se deban a usted, pero yo sí me tomaría ese crédito”, le aconsejó.

Blair, quien durante su mandato tuvo una visita oficial a México y asegura haber venido de vacaciones con su familia, sostuvo que el éxito turístico de 2014 no es una coincidencia y que nuestro país está viviendo un gran momento en esta industria. Pero, añadió: “La industria turística está haciendo un trabajo excepcional; aunque, claro, deben crecer todavía más”.

También habló de lo que las reformas llevadas a cabo en México el año pasado pueden significar para nuestro país en el concierto internacional, pero advirtió que, aunque hay casos como los de Singapur y Corea del Sur, que lograron pasar del tercero al segundo mundo, es muy difícil alcanzar la meta de pasar del segundo al primer mundo.

Pero, por si de algo le sirve al gobierno de Peña Nieto, el exprimer ministro dio una lista de cinco cosas que deben hacer los gobiernos para crecer económicamente, desarrollarse y poder pasar de un mundo a otro.

La primera es que, en un mundo cambiante, un país tiene que cambiar, si no lo hace queda rezagado. “Las reformas, con un Estado de derecho, son fundamentales para México”.

Segunda, la educación es la reforma clave, por lo que se debe invertir en capital humano y capacitación. Además, hay que evaluar el sistema y buscar la excelencia (al parecer Blair no ha escuchado hablar de los maestros de la CNTE).

Tercera, los países que hoy tienen éxito aprenden de los mejores y lo aplican en casa. “Ser líder de un país es una profesión a la que se puede llegar sin experiencia, aunque durante 18 años estuve en la oposición”, sostuvo.

Cuarta, se debe estar conectado con el mundo lo más posible y México lo ha hecho durante los últimos veinte años, firmando tratados de libre comercio y recibiendo inversión extranjera.

Quinta, los países exitosos definen y encuentran el lugar que les toca en el mundo. Y el turismo es un sector subvaluado en su importancia económica, además de que el turismo dice mucho de un país como nación.

Para finalizar, aseguró que con las reformas implementadas, México va en el camino correcto para ser de los principales del mundo. Quizá lo haya dicho por convicción o por ser diplomático o por desquitar la paga que, espero no haya sido de medio millón de dólares como a Spacey.

También te puede interesar:
Crucifixión en la playa
Los discursos del Tianguis Turístico
2014, el año del milagro turístico