Opinión

Toman unos, todos ponen


 
Aprobada la Ley de Ingresos para el próximo año, lo que sigue es la rebatinga por los recursos del Presupuesto de Egresos.
 
La lucha se dará, entre dependencias y entre estados, la mayoría de las primeras con amplias responsabilidades en un entorno de crisis económica, los segundos endeudados por los próximos 30 años, la mayoría, con problemas para la contratación de créditos.
 
Aun así, el gobierno ha perfilado, en su proyecto de Presupuesto de Egresos, cuáles serán sus prioridades de gasto en el 2014.
 
De acuerdo con las previsiones de Hacienda, el gasto en educación será el mayor al presupuestar 289 mil 972.2 millones de pesos (mdp); hay que considerar que, de acuerdo con las modificaciones legales, el pago de la nómina magisterial se centralizó nuevamente y será el gobierno federal el encargado de pagar –lo ha hecho siempre pero el dinero era entregado a los gobiernos estatales-.
 
A pesar del anuncio de una inversión “histórica’’ en infraestructura, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tiene programado un presupuesto de 114 mil 749.3 mdp.
 
La Secretaría de Desarrollo Social, encargada de todos los programas de asistencia social, tiene un presupuesto programado de 115 mil 178. mdp en tanto que la Secretaría de Salud, tiene presupuestado un gasto de 130 mil 120.8 millones de pesos.
 
La seguridad sigue siendo una preocupación del gobierno federal y para ello presupuestó un gasto de 65 mil 236.9 millones de pesos para la Secretaría de la Defensa Nacional –el Ejército, pues- y de 24 mil 599.7 millones de pesos para la Secretaría de Marina, incluida con fuerza en el ocaso del calderonismo en la lucha contra la delincuencia organizada.
 
Al Poder Legislativo –senadores y diputados-, se le asignó un presupuesto de 12 mil 831.7 mdp, al Judicial 54 mil 241.6 millones de pesos y al descabezado IFE, 2 mil 334 millones de pesos.
 
El gobierno tiene previsto, de acuerdo al proyecto, destinar casi medio billón de pesos (493 mil 793.7 mdp) a las aportaciones a la seguridad social y en tanto que a los estados y municipios se prevé un gasto de 548 mil 306 millones de pesos.
 
Estos son los “pisos’’ con los que comenzará la negociación del gasto la próxima semana.
 
De acuerdo con el diputado presidente de la Comisión de Presupuesto, el priista José Sergio Manzur Quiroga, la primera reunión de los diputados que integran esta Comisión será el martes próximo y a partir de ese momento se declararán en sesión permanente.
 
La idea es que el Presupuesto de Egresos de la Federación, que tiene como fecha límite el 15 de noviembre para su aprobación, quede listo el miércoles o jueves de la próxima semana.
 
Si usted tuviera la posibilidad de modificar las prioridades presupuestales, ¿a quién y en dónde quitaría,  en que rubros aumentaría?
 
Sólo es pregunta.
 
****
 
Benito Nacif será el primer presidente interino de lo que queda del IFE, luego de la salida oficial de cuatro de los ocho consejeros que quedaban.
 
La presidencia del Instituto se rotará mensualmente entre los que quedan hasta que la Cámara de Diputados decida si nombra a los cinco que faltan –hay que sumar la renuncia, en febrero pasado de Sergio García Ramírez- o hasta que se concrete el cada vez más lejano Instituto Nacional de Elecciones.
 
Como sea, hay que reconocer que el IFE está en este momento en una de las situaciones más vulnerables y no se exagera, aunque los discursos oficiales digan lo contrario, cuando se dice que el Instituto se encuentra entre la espada y la pared.
 
Pero ni lo matan, ni lo dejan vivir.