Opinión

Toma Youtube rutas de regularización de copyrights

 
1
 

 

youtube

Desde que Youtube inició su construcción y crecimiento exponencial, el respeto por los derechos autorales involucrados en los materiales puestos a disposición en la plataforma resultaba cuestionable. Un gran número de audiovisuales subidos por sus propios creadores dominaba la escena, pero gradualmente, en la imparable oleada de contenidos provenientes de los más diversos orígenes, los derechos de autor involucrados empezaron a ser objeto de reclamos y litigios. Para dimensionar la gestión de contenidos que se debe realizar para la identificación y protección de derechos de autor en la plataforma, es necesario asumir que por cada minuto se suben a Youtube 100 horas de videos, esto es, cuatro días de grabaciones cada 60 segundos, lo que arroja el abrumador dato de que cada día se suman 144mil horas de nuevos videos.

La mayor parte de las quejas surgieron de videos musicales, al convertirse Youtube en el depósito más nutrido y gratuito del planeta, hasta el punto de empezar a convertirse en un mecanismo recurrentemente empleado para descargas ilegales de música, y alternativa en línea para el disfrute de obras musicales bajo los mecanismos más inéditos.

Como muchas otras plataformas extraordinariamente exitosas de la red, que han transformado la manera en que las obras se conciben, crean, distribuyen y disfrutan, Youtube está teniendo que discurrir formas reales y eficientes para resolver el gran desafío que supone el respeto a legislaciones tan complejas y fraccionadas como las de derechos de autor alrededor del mundo. La opción de mantenerse indiferente o seguir esgrimiendo argumentos incendiarios no resultan ya aceptables.

Una de las alternativas que Google, propietario de la plataforma ha dispuesto, es el de la llamada “monetización”, a través de la cual pone a disposición de los titulares de derechos la opción de recibir pagos a partir del número de veces que los videos son descargados. Con este recurso la entidad ha pretendido desde hace tiempo dar una primera respuesta a las continuas críticas por su baja sensibilidad al tema de copyright.

Sin embargo, en fechas recientes un grupo de más de 1000 influyentes músicos entre los que se cuentan nombres como Lady Gaga, Paul McCartney y Coldplay han pedido a la Unión Europea modificar ciertas decisiones que en el pasado protegieron a Youtube bajo argumentos que hoy lucen totalmente superados. A esta solicitud se ha sumado la asociación europea que agrupa y representa los intereses de los autores y los compositores.

La más reciente decisión de Google apunta a facilitar la identificación y acreditación de titularidad de derechos, a fin de que proceda en forma inmediata al bloqueo o retiro de los materiales, o su inclusión en los que merecen pago por vista. De hecho, la propia plataforma anuncia habar ya cubierto más de 3 billones de dólares a la industria de la música desde que el procedimiento fue puesto en práctica.

Lo que resulta más destacable es el notable cambio de discurso de Google en relación a los derechos de Propiedad Intelectual, ya que ahora asume una postura que abiertamente reconoce el valor que esta regulación aporta en la cadena de producción de obras, hasta el punto en el que se convierta ahora en un aliado en la lucha contra otras formas de explotación de obras que de manera ilegal compiten contra estas plataformas.

También te puede interesar:

Voltea la Ley (finalmente) hacia los comercializadores de productos falsificados

El efecto Brexit en marcas europeas

Empresas chinas; de piratas a pirateadas