Opinión

Toma todo

 
1
 

 

Morena. AMLO.

Causas de fuerza mayor, o como se diga, llevaron a Gil al Centro de la Ciudad de México. Desde la calle 20 de noviembre, al fondo y a lo lejos, Gamés observó a una pequeña multitud que protestaba frente a las oficinas del jefe de Gobierno, allá en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento. Las huestes de Morena le dan la vuelta al Zócalo durante doce horas denunciando el fraude electoral en la Ciudad de México. Se van a marear, pero además le gritan a Miguel Ángel Mancera y a Héctor Serrano acusándolos de hacer trampa en las delegaciones en las cuales Morena perdió; en las que ganó, Liópez todavía no impugna, pero tarde o temprano lo hará por la simple y sencilla razón de que, como en la fábula, está en su naturaleza.

Las huestes de Morena denuncian un fraude de los grandes en las cinco delegaciones en las que ganó el PRD, ni más ni menos. Es decir, Morena quiere para su partido todas las delegaciones del Distrito Federal. A como dé lugar. Toda la ciudad es nuestra y punto y se acabó. ¿Cómo la ven? Sin albur.
Ya vienen los de Iztapalapa, ya se van los de Coyoacán, ya vienen los de Álvaro Obregón, que los de Iztacalco no vinieron, nada le hace, igual hubo fraude, ya llegaron los de la Gustavo A. Madero. Un ir y venir y a vuelta y vuelta. “¡Que se vaya Serrano! ¡Que renuncie Mancera!” ¿Cómo se llamó la obra?: Liópez attacks.

El norcoreano

Gil se enteró leyendo la columna de Ricardo Alemán en su periódico El Universal. Ramón Jiménez López, candidato derrotado a la delegación Gustavo A. Madero ha sido un abierto promotor de Kim Jong Un, el joven y sanguinario dictador de Corea del Norte. Gamés no daba crédito y cobranza mientras leía el artículo de Alemán. Resulta que Ramón Jiménez declaró en una entrevista concedida a la revista Letras Libres que el régimen Kim Jong Un “es una cultura, yo diría, incluso, sana (…) a mí me gustaría vivir en Corea del Norte”.

Gilga se arrancó unos cuantos pelos de su abundante cabellera y meditó: caracho, si admira el régimen de Corea del Norte, pues que se vaya y todos en santa paz, aunque perdamos a un político de fuste y fusta no volveremos a escuchar dislates como los que ha dicho Jiménez.

Reproduce Alemán esta comisión declarativa, pero Gilga les advierte a la lectora y al lector, el Tafil y el Riopán serán muy necesarios: “más que culto a la personalidad, yo veo respeto a los dirigentes. Kim Il Sung planteaba que el pueblo es como el cielo hay que amarlo y respetarlo. Y en la medida en que el pueblo siente amor y cariño del dirigente pues también ama y respeta al dirigente. No es una cuestión de imposición”. Cualquier parecido con “la esperanza de México” es una coincidencia catastrófica. Gil ama al cielo, de eso no les quepa la menor duda.

Este militante de Morena debe ser condenado a vivir unos cuantos meses en Pyongyang. Unas breves vacaciones.

Kimilsunismo

Resulta que Jiménez es matemático y economista, profesor del IPN, ex militante del PPS. En 1997 se afilió al PRD y fue tres veces diputado federal. ¡Dios de bondad! Pero esto no es nada, Ricardo Alemán informa que Jiménez fundó y es presidente del Comité Mexicano de Estudios del Kimilsunismo. Que alguien ayude a Gil, ¿hay un médico entre ustedes? Gamés siente unas raras palpitaciones. ¿Aún existen estos ejemplares del cenozoico inferior? Un lamento se oyó en el amplísimo estudio: ay, mis hijoos.

Oigan esto por piedad: “Observamos que (Corea del Norte) es un país que se sale del molde neoliberal porque a nivel mundial prácticamente existen dos países socialistas: Cuba y Corea del Norte, que no forma parte del Eje del mal, más bien diría yo que forma parte del Eje del bien”.

Gil perdió el sentido, cuando lo recuperó, se enteró de que Jiménez forma parte del Grupo de Amistad México-Corea y del Grupo de Amistad México-Venezuela. Por poco gana la elección para delegado de la Gustavo A. Madero y ahora, apoyado por los militantes de Morena, impugna la elección. Gilga se mordió el nudillo del dedo índice de la mano izquierda (sí, la izquierda) y profirió esta frase: a lo que hemos llegado, un demente fanático candidato de Morena a una delegación.

La máxima de Diderot espetó dentro del ático de las frases célebres: “Del fanatismo a la barbarie sólo media un paso”.

Gil s’en va

Twitter:@GilGamesX

También te puede interesar

Máscaras

Borges en su tumba

Tenía que ser