Opinión

Todavía vive la alianza

   
1
    

    

alejandra barrales. (cuartoscuro

El Estado de México se convierte en el punto de mayor tensión para todas las fuerzas políticas. Priistas reconocen que la definición de su candidato depende de la alianza PAN-PRD, y estas dos fuerzas políticas negociarán hasta la medianoche.

Estas últimas horas mantienen la presión en el PRD al máximo. La encuesta no se ha dado a conocer y la alianza con el PAN depende de la definición del candidato.

Pero no sólo está en vilo la elección del Estado de México, la suerte de la alianza en Coahuila también depende de esta decisión, por lo que éste es un momento de gran lucha política, que terminará sus repercusiones en la elección de 2018.

Porque una cosa es cierta: si se logra la alianza PAN, PRD, PT, MC en el Estado de México y gana, rompería al PRI en su columna vertebral, sería un terrible golpe para el gobierno federal y dinamitaría casi por completo las posibilidades de triunfo del tricolor en 2018.

Pero por hoy, Alejandra Barrales tiene todo el peso de esta decisión en sus manos, al no haberse dado a conocer la encuesta, y después de que trascendió que la había ganado Javier Alatorre, de TV Azteca.

En su momento, cuando era dirigente del PRD, Agustín Basave tuvo que tomar decisiones parecidas y optó por las alianzas en Durango, Veracruz y Quintana Roo.

En esta ocasión, la dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, se enfrenta directamente con la corriente de ADN, de Héctor Bautista, y el viernes pasado logró un acuerdo para buscar una coalición más allá de las izquierdas.

Pero para todos es sabido que no logrará la coalición con el PAN si el candidato no es Alejandro Encinas, por lo tanto, algunos perredistas temen que se cuchareen las encuestas y mañana se informe que ganó Juan Zepeda.

Los perredistas reconocen que es difícil negociar con Héctor Bautista y su corriente, pero aseguran que Barrales tiene una gran fuerza tras de sí, la del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera; lo que se preguntan es si él estará de acuerdo con que el PRI salga del Estado de México, o más bien lo fortalece, ya que no ha tenido fuertes enfrentamientos con el gobierno federal.

Además, Mancera ya tuvo acuerdos con Bautista para lograr que Barrales Magdaleno ganará la presidencia del partido, lo cual lo convierte en el único que puede convencerlo de que es mejor ganar el gobierno del Estado de México, con una alianza con Alejandro Encinas, que quedar en el cuarto lugar, porque según las encuestas van debajo de Morena.

De acuerdo con una encuesta del Cisen en noviembre del año pasado, a la pregunta en población abierta de quién sería el mejor candidato, sin tomar en cuenta la posibilidad de la alianza, Alejandro Encinas tiene 4.6 y Juan Zepeda 3.94.

Si la corriente aliancista no logra imponerse en el PRD para el Estado de México, también podría caerse la alianza con el panista Guillermo Anaya en Coahuila, y el expriista Javier Guerrero, con quien los perredistas ya tuvieron los primeros contactos, podría ser el candidato, pero por lo pronto ya busca las firmas como independiente.

En el PRI ya se firmó la coalición con el Panal, PES y Verde, pero todavía no definen candidato. El que va más arriba es Alfredo del Mazo, con 10.09, y en segundo lugar Ana Lilia Herrera, con 7.02; esta definición también tendrá que ver con la que tome el PRD; si gana la alianza se fortalece la senadora con licencia.

Mientras, en Nayarit el senador Manuel Cota va casi solo en la contienda, después de que el priista Raúl Mejía aceptó ser candidato de Movimiento Ciudadano.

Twitter: @ginamorettc

Correo:
georgina.morett@gmail.com

También te puede interesar:
Terror y desolación, llega Trump
'Bronco' se independiza
Se divide el PAN por Coahuila