Opinión

¿Todavía podremos crecer por arriba de 2.0 por ciento?

 
1
 

 

manufactura México

2.1 por ciento, este es el crecimiento económico que anticipa el consenso de la Encuesta Citibanamex de Expectativas para este año, estimado con el cual coincido. No obstante, las cifras de producción industrial en Estados Unidos publicadas el día de ayer no parecen abonar a la idea de que tal expectativa podría cumplirse. De hecho, tal variable no es la única a tomar en cuenta entre los pilares que sustentan un estimado de crecimiento superior a 2.0 por ciento de la economía mexicana. A continuación, algunas reflexiones sobre lo factible y la dirección de los riesgos.

En lo personal, uno de los principales supuestos para un crecimiento marginalmente superior a 2.0 por ciento para este año es un desempeño de la industria manufacturera de Estados Unidos de 0.4 por ciento este mismo año. No obstante, las cifras para la industria de Estados Unidos liberadas ayer muestran un crecimiento anual para el periodo enero-septiembre de 0.1 por ciento. Lo anterior lleva entonces a preguntarnos qué tan factible es que la industrial en Estados Unidos se recupere a un ritmo promedio mensual de 1.4 por ciento durante el cuarto trimestre, tasa con la cual sería factible alcanzar el 0.4 por ciento en el año.

El escenario de un repunte sustancial no es descabellado. Por una parte tenemos que el principal indicador adelantado para la manufactura de Estados Unidos, ISM manufacturero, ha venido anticipando un repunte desde el primer trimestre del año. Tomando en cuenta que el adelanto de esta última variable económica tiene a ser de entre uno y dos trimestres, resulta que debimos comenzar a ver tal repunte a partir del tercer trimestre. En su lugar, hemos observado una moderación sustancial en la desaceleración industrial en Estados Unidos. Así, es todavía factible observar un repunte manufacturero en Estados Unidos durante el último cuarto del año.

A lo anterior se suma otro fenómeno: la reciente estabilización del proceso de fortalecimiento del dólar, sin duda uno de los principales lastres de la competitividad industrial en Estados Unidos los últimos trimestres. De hecho, creo que existe una amplia probabilidad de que tal estabilización marque lo último del ciclo de fortalecimiento del dólar y lo factible que resultaría observar un debilitamiento del dólar frente a las monedas duras de aproximadamente 3.0 por ciento durante el último trimestre del año.

De cumplirse un escenario similar al arriba descrito, creo que podría ser factible alcanzar un crecimiento económico cercano a 2.0 por ciento este año, aunque lo cierto es que se ve complicado. Desde luego, existen otros supuestos clave para que tal cosa suceda. Por una parte, que la desaceleración del sector exportador y en la inversión en construcción (obra civil) no se agudice sustancialmente. Por otra parte, suponemos que el consumo privado no presenta una desaceleración hacia un ritmo inferior a 2.5 por ciento.

Tomando todo lo anterior en cuenta, creo que es innegable que el balance de riesgos alrededor del pronóstico de crecimiento económico superior al 2.0 por ciento se ha deteriorado. No obstante, la probabilidad de observar, por ejemplo, un repunte en la industria en Estados Unidos no es cero, simplemente se ve difícil que sea suficiente.

Curiosamente, los niveles de incertidumbre sobre el estimado de crecimiento económico para el año en curso a esas alturas del año no son las más elevadas en la historia reciente (Encuesta Citibanamex de Expectativas), una dispersión de 0.2 puntos porcentuales (pp) para la primer quincena de octubre se compara con 0.15pp, 0.24pp y 0.37pp para 2015, 2014 y 2013, respectivamente.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Cuatro reflexiones sobre el segundo debate en EU
Alza de Banxico: Cinco preguntas y sus probables respuestas
Parece inminente el alza de 75 puntos base por parte del Banxico