Opinión

'Todavía hay esperanza'

    
1
   

   

Zaldívar presentó su proyecto año y medio después de que la Corte atrajo un amparo de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable. (Cuartoscuro)

En este espacio no somos pesimistas, aunque a veces parezca lo contrario. Hemos escrito de tragedias sociales, crisis institucionales, carencias y corrupción, lo señalamos cuando se debe, pero también hemos aplaudido la formación del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción –un órgano formado por cinco ciudadanos ejemplares que en breve cumplirá un año de labores–. Subrayamos, en su momento, los esfuerzos por parte del gobierno federal para impulsar el matrimonio igualitario, aunque al final haya desistido en su lucha.

Hemos servido como altavoz de propuestas ciudadanas importantes como #VamosPorUnaFiscalíaQueSirva que no quitan el dedo del renglón en su exigencia de un fiscal general autónomo y eficaz, pero sobretodo que no sea carnal; le dedicamos varias columnas a los esfuerzos para normalizar la ley 3de3, para que todos los servidores públicos la adjuntaran con su tarjeta de presentación; en fin, tengo la certeza de que en los últimos dos años nos hemos encausado en una ruta que poco a poco va abriendo camino, un cambio cultural.

Después de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que ordena al Congreso regular para antes del 30 de abril próximo el uso del dinero público destinado a la publicidad oficial, tuve la oportunidad de entrevistar al ministro Arturo Zaldívar y más allá de la importancia de la sentencia, de la que también ya hablamos en este espacio, me quiero detener en un punto fundamental sobre el cambio de ruta para el que podría estarse encaminando el país, a pesar de las diarias malas noticias.

Conociendo como conocemos a nuestros flamantes legisladores, cuestioné al ministro sobre lo que pasaría si en el Congreso simple y sencillamente decidieran ignorar el mandato de la Corte, tal como primero ignoraron el mandato constitucional que les ordenaba esa regulación desde abril de este año, y su respuesta es la ventana del lugar donde debemos estar mirando:

“Creo que tenemos que poner el énfasis en la obligación que tiene el Congreso de cumplir, tenemos que lograr un cambio cultural en el cual coadyuvemos todos los operadores jurídicos, los actores políticos, las entidades y órganos del Estado, los medios de comunicación y la sociedad civil, a efecto de que se genere un movimiento, un frente común y cambiar nuestra cultura hacia una cultura de respeto a la Constitución y de respeto hacia las decisiones de los jueces.

“Yo en este momento he tratado de no hablar del tema de qué pasará si el Congreso no cumple, yo prefiero enfocarme en la parte de que tenemos que buscar que el Congreso cumpla. Si queremos tomarnos en serio la Constitución, si queremos tomarnos en serio un Estado de derecho, tenemos que partir de la base de que todas las autoridades cumplamos con la Constitución en la esfera de nuestra competencia y si la Suprema Corte ha establecido que la Constitución ordena que una ley se emita, yo espero que lo deseable, lo lógico y lo que fortalecería nuestra democracia es que esta legislación sea expedida en tiempo por el Poder Legislativo”, respondió durante la entrevista transmitida en EL FINANCIERO Bloomberg.

Y es que de acuerdo con Zaldívar, es justo ahora, en medio de la crisis de seguridad, de credibilidad, de corrupción, de violencia, cuando estamos tan decepcionados de quienes nos gobiernan, que es imprescindible ver esta sentencia como un ejemplo de que aún hay una vía desde la que ciudadanos organizados como Artículo 19 o Fundar, quienes empujaron este amparo, tienen opciones para cambiar el rumbo del país.

“Sin estas organizaciones, además formadas por jóvenes talentosos y entusiastas, nosotros no podríamos haber dictado una sentencia como la que dictamos hoy. Se pudo dictar la sentencia porque llevaron el caso a la Corte y la Suprema Corte lo atrajo y creo que la sentencia de hoy, además de su importancia constitucional y política, pudiera llegar a tener una importancia cultural.

“Es decirle a la gente que todavía hay esperanza, que la Suprema Corte y las vías jurídicas son vías que siguen estando abiertas y que eventualmente nos pueden permitir avanzar hacia un país más libre donde se respeten de mejor manera los derechos de todos”.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
Puebla, otra vez
#MiLanaNoEsMordaza
El 'bullying'