Opinión

TLC, programa y aliados

    
1
   

  

¿Podría Trump cancelar el TLC?

La secretaria de Comercio, Penny Pritzker, en una entrevista publicada por El Universal (9/12/16), hace una crítica demoledora de las propuestas de Trump y plantea una serie de puntos y reflexiones de lo que puede y debe ser un programa de defensa del libre comercio.

La entrevista es remarcable por cuatro razones: la precisión y concisión, quién lo dice, qué anticipa y con quién hay que entenderse para defender el TLC. Enumero, a continuación, los puntos más relevantes de su argumentación. Muchos de ellos ya han sido señalados, pero la forma de articularlos y resumirlos es notable.

1. Romper el TLC sería perjudicial para México y Estados Unidos. La vigencia del acuerdo comercial está a punto de cumplir 23 años. Sus beneficios se han sentido de ambos lados de la frontera. Ponerle trabas al Tratado afectaría la creación de siete millones de puestos de trabajo y la tasa de desempleo alcanzaría 9.5 por ciento hacia 2019 en Estados Unidos.

Apostilla: El efecto sobre México sería, obviamente, mucho más dramático, con la consecuente desestabilización.

2. El TLC tiene una importancia geopolítica para Estados Unidos.

Apostilla: La tesis es simple y elegante (como demostración matemática). La estrategia más efectiva para la seguridad nacional de Estados Unidos (EU) es tener un vecino fuerte y estable en la frontera sur. Reagan lo entendió cuando propuso, por primera vez, el TLC; y Bush y Clinton asumieron a cabalidad la idea cuando avanzaron en su implementación. Por fortuna, hay cuando menos un personaje dentro del nuevo gobierno que parece comprenderlo: el general retirado John Kelly, exmarine, designado responsable del Departamento de Seguridad Interior, afirmó en una entrevista reciente: “si los países de los que vienen estos migrantes tienen niveles de violencia razonables, y niveles de oportunidad económica razonables, entonces estas personas no vendrán aquí”.

3. No es positivo abandonar el Tratado Transpacífico (TTP) por dos razones: no es bueno que se genere la percepción de que EU se va a salir económicamente de Asia. No es bueno dejar el campo libre para que China impulse acuerdos multilaterales en el Pacífico con estándares más bajos y dejando al margen a EU.

Apostilla: Pritzker no menciona el hecho de que el Senado japonés aprobó ya el TTP, porque la noticia se conoció el mismo día de la publicación de la entrevista en México, pero confirma la importancia que tiene para el futuro de la zona y los efectos negativos que tendrá para EU marginarse del mismo.

4. El Tratado Transpacífico (TTP) contiene elementos que deben integrarse en la modernización del TLCAN: acuerdo laboral, estándares para la protección ambiental, homologación de regulaciones, comercio electrónico, así como impulso a la pequeña y mediana empresas para integrarse en el comercio internacional.

5. El impuesto de 35 por ciento a las importaciones desataría una guerra comercial con efectos negativos para México, EU y el resto del mundo. Sin embargo, los líderes del Congreso, según Pritzker, no están perdidos y entienden perfectamente que existen 11.6 millones de empleos que dependen del sector exportador. Y saben que los estadounidenses representan sólo 5.0 por ciento de los consumidores del mundo y que se deben comerciar los productos con el otro 95 por ciento.

6. El desempleo en EU no es efecto sólo del libre comercio, sino de una serie de factores como la automatización y la digitilización.

Apostilla: Este punto es capital por el impacto que tuvo la tesis de Trump a lo largo de toda la campaña. El problema está, como mucho se ha señalado, que para ser consistente esa política debería incluir impuestos a los robots y la digitalización, porque ambos procesos eliminan puestos de trabajo.

Las tesis que sostiene Pritzker no son, ni de lejos, patrimonio exclusivo de los demócratas. En el campo republicano hay defensores que comparten las ideas de la actual secretaria de Comercio. El ejemplo más conspicuo es Sarah Palin, que criticó a Trump por otorgar discrecionalmente beneficios fiscales a Carrier y calificó la medida como un “capitalismo de compinches”, que atenta contra la esencia del funcionamiento del mercado.

Así que la batalla por el TLC apenas comienza y México no está solo en su defensa.

Twitter: @SANCHEZSUSARREY

También te puede interesar:
Sí al TTP y a China
Y no, no lo absolverá
11/8, la otra elección