Opinión

Tinta y sangre

 
1
 

 

libertad

De todas las libertades humanas, es la de conciencia la única que no puede ser acallada, amordazada o aprisionada.

Vehículo de la conciencia, voz del pensamiento humano, es la libertad de expresión, garantizada como un derecho fundamental en cualquier Estado democrático. En México, la Constitución establece en su artículo séptimo la inviolabilidad de “la libertad de difundir opiniones, información e ideas, a través de cualquier medio. No se puede restringir este derecho por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares…” aunque la realidad sea otra.

Sabido es que la libre expresión de las ideas se ha convertido en un ejercicio de alto riesgo por más honestos y constructivos que sean los postulados de sus autores, cuando estos tocan, así sea superficialmente, algún interés o sensibilidad privada o pública. Los medios y los modos de represalia son tan variados, directos o indirectos, según sea la ferocidad y recursos del presunto afectado: censura, marginación, despido, confinamiento, prisión o muerte. Manifestaciones todas de una execrable violencia contra el juicio y la razón.

El valor insigne en una democracia, es precisamente la manifestación libre del pensamiento, madre de todas las libertades y derechos que son fundamento y motor de civilización y ciudadanía. Atentar contra ella, por cualquier vía de represión, ilegal o paralegal, constituye no sólo un delito de la mayor vileza, sino un insolente acto de ruindad y cobardía.
El progreso de una sociedad sólo es posible mediante el aliento irrestricto de las capacidades individuales para el mejoramiento de la vida en comunidad, lo que pasa por la reflexión, la autocrítica y la capitalización de las ideas que van a conformar una inteligencia colectiva, un real espíritu solidario y un sentimiento de nación.

Espada y pluma son históricas aliadas en la construcción de naciones. Sangre y tinta: amalgama virtuosa en conciencias honradas; solución imposible en corazones torcidos.

Felices fiestas.

Correo: grhhuizar@gmail.com

También te puede interesar:
Lo mejor de cada casa
2018, ¿refundar o morir?
Ciudad sin ojos