Opinión

Tinieblas

 
1
 

 

oscuridad

Las explicaciones de las ciencias sociales son aproximaciones parciales, que arrojan un poco de luz sobre asuntos tan perturbadores como los orígenes de la psicopatía.

Este tema es abordado con inteligencia en la serie Mindhunter, estrenada en octubre pasado en Netflix. Al verla, es imposible no recordar las conversaciones legendarias entre Clarice Starling y Hannibal Lecter, protagonistas de El silencio de los inocentes (Jonathan Demme, 2001) o la magistral serie de HBO, True Detective (Nic Pizzolatto, 2014).

Mindhunter es en parte una lección sobre psicópatas y sus motivaciones para asesinar. Un elocuente retrato del impacto de las experiencias infantiles en la vida adulta. También de las dificultades en las relaciones de pareja, post liberación sexual y post movimiento feminista. La serie presenta a dos detectives que trabajan para el FBI, que intentan explicar asesinatos cuyo móvil no era ningún delito común y tipificable.

Las explicaciones de la conducta en los años 70, que es la época en la que está ubicada la serie, eran freudianas. La enfermedad mental se originaba en la relación con una madre degradante y denigrante, capaz de destruir con las palabras. La madre como el origen de todos los traumas. La madre omnipresente y aniquilante, y el padre ausente.
El mecanismo psicológico que utilizan los asesinos es el desplazamiento de la agresión: Al ser incapaces de vengarse del objeto original, lo hacen con otras mujeres que se parecen a su madre
o a todas las mujeres que los rechazaron.

Si la serie estuviera ubicada en este siglo, la explicación dominante hablaría de feminicidio. Los asesinos encuentran en las mujeres un objeto para sentirse poderosos, para controlarlas y humillarlas. Tratan a las mujeres como muñecas que pueden aniquilar para verse a sí mismos un poco menos inferiores. El odio contra las mujeres está, en parte, en el fondo de todos los asesinatos de aquel entonces y de ahora.

Dice Daniel Krauze en un buen artículo publicado en este diario (http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/mindhunter-y-los-limites-de-psicoanalisis.html) que es tan interesante conocer al ratón como al gato. Entender el vínculo entre víctimas y victimarios, más allá de una relación azarosa, acercó a los investigadores a entender las causas de algunos asesinatos, al revisar los perfiles psicológicos de los asesinos y las similitudes entre las víctimas. “Adentrarse voluntariamente en el corazón de las tinieblas” resulta perturbador y tóxico: ¿Qué perfil de personalidad tiene un hombre capaz de entrevistarse con asesinos despiadados, que le permite hablarles en su idioma y mimetizarse durante unas horas con ellos para poder establecer una conversación, conseguir confesiones e información útil para prevenir nuevos crímenes?

La obsesión de Holden Ford, el detective joven, es probar que es posible detectar y prevenir la conducta violenta y criminal en la infancia y en la adolescencia. Ford intenta encontrar un hilo conductor que conecte ciertas obsesiones y fetiches con la conducta criminal en el futuro.

La serie también presenta un tema interesante sobre lo que hoy se ha descrito como masculinidad tóxica, reflejada en los tabúes sexuales, en la condena y el desprecio por las mujeres libres y en el deseo de control de sus cuerpos y mentes. La pareja formada por Holden y Debbie, es una metáfora del encuentro apasionado, pero conflictivo, entre el conservadurismo y los movimientos de liberación sexual y feministas de los años 60 y 70.

La psicopatía es el resultado de la suma de narcisismo y violencia. Es producto de una combinación siniestra entre factores biológicos y sociales. Algunos psicópatas terminan en la cárcel, pero muchos otros caminan tranquilos por las calles y son nuestros compañeros de trabajo o quizá nuestras parejas.

Vale Villa es psicoterapeuta sistémica y narrativa. Conferencista en temas de salud mental.

Twitter: @valevillag

También te puede interesar:
El estrés es inevitable
Sectas
Romper el amor