Opinión

Tiempo de compensación

Brasil 2014 será recordado como el Mundial de los porteros. Alemania había sufrido contra Argelia y estrellado contra Mbolhi, el arquero que salvó a su equipo de los embates de Muller, Schweinsteiger, Özil, Lham, Kroos. Mholbi voló entre los palos y atajó todo lo que le mandó Alemania, uno de los equipos favoritos del torneo. El ataque de Argelia se enfrentó a un defensa que recorre el campo como un mariscal: el portero Neuer. Gil sostiene que se trata de uno de los mejores juegos de Brasil, si no es que el más emocionante.

Al final, el tren alemán arrolló a los argelinos en el descuento del juego con los tantos de Schürrle y Özil. El rotativo Die Welt Kompakt tituló así la primera plana: “Victoria horrorosa”. En los cuartos de final, toda la filosofía alemana tendrá que vérselas con la ilustración francesa. Gil no se hace ilusiones, pero debería ser uno de los partidos mejor jugados y más intensos del torneo. Francia no ha hecho ni la mitad de lo que esperaba Deschamps, su director técnico. Los franceses derrotaron a Nigeria gracias a un hombre con el don de la ubicuidad: Pogba, el volante del Juventus. Los goles franceses, dos tiros de esquina que a los nigerianos les hacen tanto daño como a los mexicanos. Se ha revalorado el tiro de esquina como una jugada de peligro de gol, una rareza en tiempos de grandes porteros y defensas infranqueables.

10 minutos

Argentina avanzó a los cuartos de final después de jugar un partido infame contra Suiza; 90 minutos de un tedio que habría incluso debilitado a Baudelaire. En el alargue ocurrieron diez minutos de infarto. Messi entró al área con un balón pegado al zapato y a gran velocidad se llevó a dos, tres suizos amables y abrió un pase para Di María que cruzó un disparo que venció a Benaglio. El gol de Argentina en el minuto 27 de los tiempos extra bajaba el telón y daba por terminada la obra, pero los dioses del campo siempre entregan una última oportunidad. Así ocurrió en el Arena Corinthians de Sao Paulo. Tiro de esquina, Shchar se elevó sobre los defensores argentinos y le metió la cabeza al balón. Un planeta suizo en órbita, la pelota se estrelló en la base del poste. Aún en el último segundo, Suiza buscó el gol. Shaquiri cobró sin suerte un tiro de castigo y Benaglio subió a rematar. Argentina se incorporó al grupo de quienes jugarán los cuartos de final. Cuentan con dos grandísimos jugadores para seguir vivos en la eliminatoria: Di María y Messi.

Nueva fase


Si en los octavos todo se ha resuelto en el tiempo de compensación, los cuartos de final podrían ser los juegos más emocionantes del Mundial. Gil no exagera si escribe aquí que Brasil vs Colombia será un juego de dinamita y con una alta probabilidad de que Colombia pase a la siguiente ronda. Si hay alguna lógica aún, Alemania avanzará a la semifinal sobre Francia. Holanda vs Costa Rica, obvio, sólo un milagro llevaría a los ticos más allá de su hazaña. Argentina espera a Bélgica, cuidado.

Gamés ve ahora mismo el juego más emocionante del Mundial, una locura de ataques y ofensivas sin piedad. Un partido de atajadas y jugadas de arsénico, un toma y daca, como querían los clásicos a la hora de recomendar un cotejo. Bélgica ha derrotado a Estados Unidos, en la raya. Las llaves de cruzamiento abren la posibilidad de un juego Brasil vs Alemania y otro Argentina vs Holanda, dos finales nucleares al mismo tiempo. Gamés ha visto un Mundial mucho más interesante que al menos los últimos tres o cuatro torneos. Interesante: emoción y calidad, fuerza y sorpresa.

La máxima de Ribot espetó en el ático de las frases célebres: “La pasión es una emoción crónica”.

Gil s’en va