Opinión

The New York Times opina

1
 

 

nyt

El reconocido periódico The New York Times (NYT) dedica a México su editorial del 4 de enero de 2016 en el cual realiza un severo juicio sobre lo que ha sucedido en nuestro país.

Podemos o no estar de acuerdo con sus afirmaciones, pero lo cierto es que refleja el enorme deterioro de la imagen no solo de nuestro Presidente, sino de México.

Recuerda este periódico cuando el presidente Enrique Peña Nieto estaba en campaña por la presidencia y utilizaba el título de su libro “México, la Gran Esperanza” para explicar lo que esperaba alcanzar y la nación que esperaba construir. Después de tres años de estar al frente del ejecutivo, señala el NYT, pareciera que se le va a recordar no como el líder que transformó a su país, sino como el político golpeado por escándalos del dominio público, que no perdió oportunidad para ir dejando atrás la gran confianza inicial en él depositada.

A través de su editorial, el periódico se refiere a la desaseada manera en que se han manejado verdades incómodas y escándalos políticos, como los señalados a continuación:

Los periodistas que revelaron el manejo del caso llamado “casa blanca” y cuya revelación se asume que fue causa de su despido, aunque después el señor presidente hubiera designado a un amigo suyo, quien investigó el caso y no encontró desaseo alguno en el manejo de ese delicado asunto.

El caso de Joaquín Guzmán Loera, quien escapó de la prisión en el mes de julio del 2015, seguramente auxiliado por personal a cargo de la seguridad del penal. Sobre su desaparición no se ha dado aún a la sociedad explicación satisfactoria sobre el asunto.

El caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa estado de Guerrero que, según la versión oficial, fueron ejecutados e incinerados por miembros de una banda de narcotraficantes, versión que fue puesta en tela de juicio, en septiembre del 2015 por parte de un grupo de expertos internacionales de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos quienes señalaron, citando imágenes satelitales, la imposibilidad de que esos cuerpos hubieran podido ser incinerados.

En adición, señala el editorial del NYT, el gobierno no ha permitido al grupo internacional que entreviste al personal militar que estaba cerca del lugar en donde ocurrieron los hechos. No es demasiado tarde para que el gobierno, dice el editorial, reconozca que su investigación fue fallida y acceda a que los investigadores internacionales tengan acceso al personal gubernamental involucrado en lo hechos “…eso puede ser muy poco para salvar la reputación del señor Peña Nieto, pero es lo menos que puede hacer por las víctimas de una de las peores atrocidades en materia de derecho humanos en la historia reciente de México”.

Hasta aquí la referencia al NYT

Siempre resulta interesante conocer lo que se opina en el extranjero sobre sucesos particularmente importantes ocurridos en nuestro país. El juicio sobre nuestro presidente ante el testimonio de estos casos es duro, muy duro. Cada uno de nosotros tiene su propio juicio, pero éste se complementa, sin duda, con la lectura de opiniones autorizadas e independientes.

Mañana será otro día.

*Presidente de Sociedad en Movimiento

También te puede interesar:
¿Año nuevo, vida nueva?
El ayate
El pasado, el presente y ¿el futuro?