Opinión

¿Terroristas?

En tiempos de crisis, hay días en que nadie sabe nada. O sabe demasiado y resulta junto con pegado. Gil leyó con los ojos de plato que cuando la tarde caía en la ciudad de México, un grupo de manifestantes desfilaba por la avenida Reforma, desde el Ángel de la Independencia, con dirección al Zócalo. La marcha se llamaba somos 43+11. Desde luego, se trataba de una caminata en protesta y defensa de los detenidos en el Zócalo la noche del 20 de noviembre. La policía previno a la población: busquen vías alternas.

Gil no tiene duda alguna: cuando la policía sale a la calle a contener los ánimos colectivos, lo menos que ocurre es la brutalidad de la fuerza. Documentar cada caso y castigar a los culpables es lo menos que se puede pedir (¿cómo ven a Gil como si fuera el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos?) Ahora mal, dice Gamés, ¿qué pasa cuando la brutalidad la ejerce también un grupo, una brigada de porros? Así se les llamaba en el pasado estudiantil y eso son los “anarcos”.

Gilga ha visto en su periódico La Jornada imágenes inadmisibles de una golpiza propinada por cuatro policías a un solo hombre. Pero la amenaza de los porros a la policía en el Zócalo se cuece aparte.

Atacar el Palacio

Las lectora y el lector lo vieron: bombas caseras, hondas de fuego, tubazos sobre los escudos policíacos, ataques con vallas de seguridad. Las órdenes impuestas a los policías parecían terminantes: contener sin atacar. Durante la noche, esos mismos policías golpearon a algunas familias y algunos jóvenes que por alguna razón no necesariamente violenta aún no abandonaban el Centro de la ciudad. En el zafarrancho del Zócalo y calles de los alrededores fueron detenidos casi treinta jóvenes de los cuales 11 fueron consignados.

Ahora resulta que son los mártires del 20 de noviembre, mju, y conviene protestar para obtener su libertad: 43+11. Van a perdonar a Gamés, pero no jalen porquen cobijan. Los jóvenes presos son unos porrazos que buscaban la violencia sin más, la golpiza, el cohetón, el odio.

Sí: el debido proceso y todo el tomo de derecho romano, o como se llame, faltaba más. Pruebas y un juicio en forma, en fon. Un mensaje: si atacas el Palacio Nacional con bombas caseras, tendrás que atenerte a las consecuencias. Ahora mal, Pablo Hiriart puso en un artículo cercano a estas páginas, este pequeño descubrimiento: si los violentos han sido pagados por el gobierno de Peña, ¿por qué tanto empeño (eña-eño) en ponerlos en libertad? Todo es muy raro.

El castigo

Gil no sabe de leyes, ni sabrá, pero siempre procura traer un trozo de sentido común en el bolsillo. Los once jóvenes detenidos y consignados durante las protestas por los desaparecidos de Ayotzinapa serán enviados a penales de máxima seguridad de Nayarit y Veracruz. Caracho, a los acusados les dan trato de peligrosos narcotraficantes. Dice el abogado defensor: “han sido culpados de terrorismo, delincuencia organizada, tentativa de homicidio, asociación delictuosa y motín. Es una estrategia para desincentivar su defensa”.

¿Terrorismo y crimen organizado? ¿La pareja Abarca y los jóvenes violentos del 20 de noviembre serán culpados de los mismos delitos? ¿Han visto la fotografía donde aparecen estos jóvenes? Lectora y lector: véanlas. El cuento de nunca acabar, permisividad absoluta y, luego, con el niño en el pozo, castigo delirante. Si estos jóvenes cometieron delitos, que se les castigue, pero acusarlos de terrorismo y crimen organizado es demencial.

Gil abre los ojos de plato y tose y traga saliva: encerrar a estos jóvenes en penales de alta seguridad equivale a confundir el narcotráfico con la violencia callejera; la protesta, la provocación y el vandalismo, con la tortura y el asesinato. ¿Quién fue el genio que armó el caso? El clásico tuvo razón, los delitos llevan a las espaldas el castigo, bien, pero este castigo es aplastante. Es que de veras.

La máxima de Horace Mann espetó dentro del ático de las frases célebres: “El único propósito del castigo es evitar el mal: nunca impulsará a nadie al bien”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX