Opinión

Terrorismo e islam

 
1
 

 

Atentado Bruselas

La semana pasada el mundo fue testigo una vez más de un muy desafortunado ataque terrorista. Esta vez se perpetró en la capital de Bélgica, Bruselas. El Estado Islámico (o IS por sus siglas en inglés) se adjudicó el ataque. El número de ataques, así como de víctimas de los eventos terroristas relacionados a extremistas islámicos ha ido creciendo en los últimos años. Para algunos, el ataque en San Bernardino, California, en diciembre del año pasado (14 decesos y 21 heridos) o el ataque de París el 13 de noviembre de 2015 (que dejó un saldo de 137 muertos y 368 heridos) preceden al ataque en Bruselas.

No obstante lo anterior, el ataque de la semana pasada es el decimosexto ataque relacionado con yihadistas en lo que va de este año; y con un  saldo de 33 personas que perdieron la vida y 271 heridos, el ataque en Bruselas no ha sido el más mortífero. El 30 de enero pasado, yihadistas de Boko Haram mataron a 65 personas e hirieron a 136 en una aldea de Nigeria.

Asimismo, el 7 de enero un ataque con un camión-bomba en Zliten, Libia, dejó un saldo rojo de más de 50 muertos y de una centena de heridos.

El problema es muy grave y está escalando. En octubre de 2014 tuve la oportunidad de sostener una charla informal con la subsecretaria del Tesoro de Estados Unidos, Sarah Bloom-Raskin –en el marco de la reunión anual del grupo de Líderes del Futuro del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF)–, y nos comentó que los dos asuntos que más le preocupaban eran: (1) ISIS (así eran sus iniciales en ese momento: Islamic State of Iraq and Syria); y (2) ciberataques. En este sentido, comentó que una gran cantidad de ciberataques podrían estar relacionados con ISIS. El gran problema, nos explicaba Bloom-Raskin, es que IS es una organización muy distinta a los grupos terroristas “más tradicionales” como Al-Qaeda, lo cual se debe a que IS se estaba conformando como una nación en términos de territorialidad –al este de Siria y norte de Irak–, y con una estructura organizacional de un gobierno como cualquier otro. En este sentido, conforme se ha dado seguimiento a este tema, ahora se sabe que tiene gente muy preparada a cargo de ministerios, como Finanzas y Defensa (no creo que tengan Secretaría de Turismo). De hecho, la semana pasada el gobierno de Estados Unidos anunció que en un operativo militar se terminó con la vida del segundo a bordo de IS, Abdul Rahman Mustafa al-Qaduli, quien fungía como secretario de Finanzas.

Lo que es más difícil de entender –al menos para mí–, es que muchos de los que se han unido a IS son musulmanes de tercera generación viviendo en países desarrollados, como Reino Unido, Francia y Bélgica, que estudiaron en un marco académico occidental, inclusive a nivel licenciatura, maestría y en algunos casos hasta nivel doctoral, que ha decidido unirse a una organización extremista que utiliza medios criminales y que incita al sacrificio más grande, el de perder la vida propia en ataques suicidas, como el de Bruselas. En algunas publicaciones se ha comentado que muchas de estas personas que se unen al movimiento yihadista IS son hijos de padres que si bien practican el islam, tienen ideas liberales.

El alto nivel de preparación y la organización que maneja IS, en este marco de extremismo, les permite ser una amenaza mayor que los grupos terroristas “tradicionales”. No sólo en términos de ataques físicos con bombas y metralla, sino también por la capacidad de llevar a cabo ciberataques. No me refiero a robo de información solamente, sino a llegar a bloquear la operación de ciertas instituciones o llegar a dirigir operaciones a control remoto con infraestructura existente. Imaginemos un ciberataque en donde dejan inoperante a un gran banco global o una bolsa de valores por varias horas o varios días –a pesar de tener fuertes controles y un sinnúmero de redundancias de operación y de respaldo de información–, o que a control remoto abran las compuertas de la presa Hoover en Nevada, en Estados Unidos, permitiendo salir la cantidad de agua suficiente para dejar sin agua o sin energía eléctrica a una amplia zona del suroeste de Estados Unidos. El impacto económico podría ser muy significativo.

A pesar de esto, considero que es un grave error confundir el islam con terrorismo. Diferentes fuentes de información, incluyendo algunos reportes de Reuters y del gobierno de Estados Unidos –entre otros–, estiman que existen entre 300 y 400 mil terroristas musulmanes extremistas, incluyendo combatientes en Siria e Irak, así como activistas y simpatizantes. Esto representa menos de 0.03 por ciento de la población mundial que se identifica con el islam, que es equivalente a decir que más de 99.9 por ciento de los musulmanes no son terroristas. De hecho, una analogía que me parece muy elocuente para hacer todavía más evidente la mala generalización que mucha gente lleva a cabo al respecto, fue expuesta por Omar Alnatour en un artículo del Huffington Post el 5 de diciembre del año pasado. Culpar a los mil 600 millones de musulmanes por un acto terrorista perpetrado por algunas personas que practican esa religión, es prácticamente igual a culpar a una empresa automotriz “X”, cuando una persona que ha injerido altos niveles de alcohol atropella a otra persona, manejando un coche marca “X”.

Desafortunadamente el alto grado de desconocimiento, así como tendencias racistas y xenófobas que recientemente están siendo incitadas por gente como Donald Trump, no ayudan a dimensionar adecuadamente el problema. Hacia delante, este es un problema que desafortunadamente llegó para quedarse y que tendrá un sinnúmero de consecuencias.

El autor es economista en jefe de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.

Twitter: @G_Casillas

También te puede interesar:
Panorama de la economía mexicana al cierre del primer trimestre de 2016
¿Trump en contra de México o también en contra de su propio país?
Convención Bancaria 2016