Opinión

¿Terminó la guerra de tasas?

 
1
 

 

Javer vivienda

Para algunos segmentos del negocio inmobiliario como la vivienda, la inflación y el crecimiento económico de los últimos dos años han sido los ejes de su recuperación. Por tanto, justo ahora que el dólar se fortaleció y cada vez se vuelve inminente un aumento en las tasas de interés, la fórmula hace difícil que los costos del dinero se mantengan.

En ese sentido, cada vez se ve más cercano el fin a la guerra de tasas en el mercado hipotecario, hecho que podría impactar la evolución de la recuperación particularmente hacia el próximo año.

Un aumento en las tasas de interés hipotecario, vendría a impactar el desempeño de los últimos meses en el mercado residencial, que justo empezó en 2014 como muestra.

A últimas fechas comentamos que mientras las tasas de crédito hipotecario del sistema financiero alcanzaron un nivel mínimo de 10.88 por ciento, los precios de las viviendas aumentaron en promedio 3.83 por ciento, según los indicadores de la Sociedad Hipotecaria Federal de Precios de la Vivienda (SHF).

Ese indicador consideró casas solas, en condominio y departamentos con crédito hipotecario garantizado en factores como el aumento de transacciones de viviendas usadas de valor medio y residencial, así como por las condiciones macroeconómicas.

Según ese indicador, en casas solas los precios presentaron un incremento acumulado de 3.80 por ciento, mientras que las casas en condominio y departamentos, tomados de manera conjunta, crecieron hasta 3.88% a tasa anual.

Es por lo reflejado a nivel macroeconómico que crece la duda sobre los niveles que mantendrán los réditos en las hipotecas dado que el margen con la tasa de fondeo para los bancos se ha venido estrechando.

Un cambio en el costo del dinero redimensiona el peso que tendrá el financiamiento en la dinámica residencial. El año pasado hacíamos la comparación que hace 14 años las tasas hipotecarias registraban un nivel de 17%, tema que dejando de lado el aumento de precios de ese período, ha mejorado la capacidad de compra, en particular la de 15.8 millones de familias.

El reto es mayúsculo, pero los tiempos son otros. Los desarrolladores han sido competitivos en materia de precios, por mejoras en sus procesos constructivos, los bancos han apostado por márgenes bajos de ganancias y entidades como Infonavit y SHF reorientaron sus políticas de financiamiento. Este nuevo entorno sugiere que los cambios por venir tendrán un impacto menor que en otros ciclos.

Dólar alto, oficinas….

En su más reciente análisis de mercado de oficinas al segundo trimestre del año, la firma de corretaje Newmark Grubb Mexico City destaca el efecto dual que vive este segmento ante la depreciación del peso frente al dólar.

Por una parte, de momento se mantienen los costos para algunas compañías internacionales y por el otro destaca el atractivo que tienen las nuevas inversiones, hechos que a la fecha hacen factible la estabilidad de precios.
No obstante, es un hecho que de mantenerse un dólar caro, habrá un efecto negativo en la importación de insumos

Con todo, es revelador que pese a la incertidumbre, en dicho período se han incorporado 221 mil m2 de nuevos espacios corporativos, y que 70% se ubica en el Distrito Central y en el corredor Norte. Actualmente se edifican 90 proyectos de diferentes tipos, entre los cuales 57 son de oficinas.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Dólar y mercado de capitales

4 millones de m2 de la controversia

Chapultepec 1