Opinión

Termina el primer semestre del 2013

10 febrero 2014 5:2 Última actualización 16 julio 2013 5:3

 
 
Benito Solís

Terminó el primer trimestre del 2013, así como los primeros siete meses del nuevo gobierno federal. Como en los últimos dos cambios de gobierno, no se tuvo una crisis financiera como había ocurrido con anterioridad, pero a pesar de las optimistas expectativas que se habían generado entre los inversionistas nacionales y extranjeros, no se tuvo un mayor crecimiento económico, sino lo contrario.
 

Los datos que se han conocido hasta el momento muestran una importante desaceleración de la economía, tanto en términos de producción, de consumo y de empleo. Cada vez es más generalizada la percepción en el país acerca de la debilidad en las ventas y en la producción, sobre todo a partir de la Semana Santa.
 
 
Los datos muestran la confirmación de lo anterior, ya que el Indicador Global de la Actividad Económica solo creció 1.6% en los primeros cuatro meses del año, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Por su parte, el Índice de las Ventas al Mayoreo tuvo una caída de -5.1% y el de las Ventas al Menudeo de -0.2% para los mismos meses.
 
 
Por su parte, la Producción Industrial tuvo una ligera disminución del -0.1% en los primeros cinco meses del año, en comparación al 2012.
 
 

Destaca la caída en el sector de la construcción, el cual cayó -1.7% en este periodo y la producción de petróleo lo hizo en -1.0%. Hay que recordar que la extracción de este energético lleva ya varios años con datos negativos, que ha podido ser compensada con mayores precios. En la industria solo se registran datos positivos en la producción Manufacturera, con +0.6%.
 
 
Son varias y diversas las causas de esta desaceleración y no es sola una, como varios los quieren pensar. Destacan
 
 
1) Principalmente está l recesión en la mayoría de los países desarrollados, lo cual se refleja en menores exportaciones de nuestros productos e ingresos por concepto de remesas de los trabajadores en el extranjero. Hay que recordar que el sector externo ya representa la tercera parte de la economía nacional;
 
 
2) El cambio en los funcionarios de los distintos gobiernos municipales, estatales y federales los cuales pasan por un periodo de aprendizaje en sus nuevas responsabilidades, en cambios en sus reglas y 'formatos', así como en las auditorías a los funcionarios que les antecedieron, todo lo cual se traduce en un menor gasto público;
 
 
3) El cambio en las reglas del sector de vivienda, que ha tenido un drástico impacto en este sector, el cual tiene un efecto multiplicador en todo el territorio nacional y en numerosas ramas industriales. Un frecuente error es pensar que la vivienda es una inversión, siendo en realidad un producto de consumo;
 
 
4) Diversos gobiernos estatales han tenido que iniciar procesos de ajuste en sus finanzas por el sobreendeudamiento de los pasados años, ya sea por medio de un menor gasto y por incremento en los impuestos locales;
 
 
5) La fuerte apreciación en el tipo de cambio que perjudicó a diversos comerciantes y productores por el cambio en los valores de sus inventarios y por los ajustes en sus precios;
 
 
6) La inseguridad que sigue afectando las ventas y la operación de los negocios. Se había pensado que con el cambio del gobierno este problemas se eliminaría, lo cual no ha sido así.
 
 

Sin embargo, los datos económicos negativos se ven atenuados por el crecimiento de la Inversión, que mostró un aumento del 1.4% en los primeros meses del año y por el menor porcentaje de la inflación en junio, con un crecimiento anual de los precios del 4.1% en el mes de junio. Además, las ventas de las tiendas de la ANTAD en el mes de junio muestran ya un incremento del 1.6%. Estos datos pueden indicar los primeros síntomas de que se ha tocado fondo en esta desaceleración económica, pero habrá que esperar a tener más información para poder confirmar el cambio en el ciclo. Aunque esto fuera cierto, todavía tardará en que el consumidor y el trabajador promedio lo puedan percibir en sus bolsillos.
 
 
Economista