Opinión

Terapia de pareja

     
1
    

  

Una buena relación de pareja repercute en la sociedad. (Especial)

Creo que piensan que estoy loca y que soy una necia cada vez que les digo que deberían pensar las cosas con más calma antes de tener un hijo. Insisto en que lo piensen sobre todo cuando estalla una guerra entre ellos, o sea todas las veces que vienen al consultorio. O cuando relatan los pleitos que tienen en casa casi todos los días. O cuando después de agredirse furiosamente, se toman de la mano y se lanzan miradas de amor.

No los entiendo del todo, porque intercambian señales contradictorias que me confunden y que sobre todo, los tiene muy confundidos a ellos. Dicen amarse pero no se soportan, no se aceptan, se critican, intercambian amenazas de abandono, de venganza, para después abrazarse y decirme lo mucho que se aman.

¿Cómo se ve la práctica del amor? En mi experiencia, bastante lejana de la tragedia como forma de vida, con algo de apacible en la comunicación que se refleja en el flujo poco accidentado de las palabras de dos que no se interrumpen, que pueden escucharse, que son capaces de repetir casi con exactitud las palabras del otro, intentando no interpretar de más. La practica del amor es respetuosa de la libertad y al mismo tiempo tiene un tono de intimidad que solo se alcanza en la confianza de poder ser sin miedo.

Miguel y Ana son la antítesis de este tipo de amor y se han entregado a una pasión triste por destructiva. El grito, la descalificación, las lágrimas, las noches en vela de ella esperando a que él llegue, la adicción de años que él explica como su única forma de enfrentar el estrés al grado que ahora culpa a Ana de sus consumos, porque lo acorrala, lo presiona, lo controla, lo cela, lo asfixia, lo “obliga” a hacer cosas que no quiere con tal de huir de ella.

La experiencia emocional que despiertan parejas caóticas y agresivas es de enojo, impotencia e indignación. Es muy difícil no desear lanzarme a defenderla a ella, porque la veo indefensa, joven y porque es mujer. Entenderlo a él me ha costado varias horas de lectura sobre la adicción como enfermedad. Comprenderlo como un hombre enfermo ha sido la única manera de acercarme y poder sentir empatía y compasión.

La impotencia que sienten ante lo maligno de su relación es contagiosa. No veo cómo podría ayudarlos, cuando se han habituado a tratarse mal y a reconciliarse una y otra vez.

La terapia de pareja comparada con la terapia individual, es una zona de guerra. Los procesos individuales, aunque pueden ser complicados e inestables, suelen ser más gratificantes y útiles. La batalla de proyecciones de una pareja que ha perdido los límites entre el sí mismo y el otro es demoledora. Al culpar al otro de los propios desaciertos, se pone la semilla de la locura.

Ana está convencida de que si se enoja lo suficiente, Miguel dejará las drogas. Cree que si él se compromete a llegar temprano a casa y a dejar la fiesta para ser un buen novio, lo va a cumplir. Cree que lo reeducará siendo firme. Cree que como ella no consume drogas, él tampoco debería hacerlo. Miguel no tiene intención alguna de rehabilitarse, porque dice no tener dinero ni tiempo para someterse a un tratamiento largo. Sigue creyendo que puede recuperarse solo y lleva pensándolo más de 20 años.

¿Sirve la terapia de pareja? A veces, pero el éxito depende del nivel de desarrollo psíquico de los miembros de la pareja y de la profundidad del desgaste de la relación.

La adicción y coadicción es uno de los escenarios más complicados para trabajar. Casi siempre y después de unas cuantas sesiones, se hace evidente el camino: terapia individual para parejas que se han vinculado desde la codependencia y la violencia. La falta de un yo autónomo capaz de auto observación y el pobre control de impulsos destructivos , evidencia la necesidad de fortalecer los límites individuales y las funciones del yo durante las sesiones personales antes de que una terapia conjunta, segura y significativa, pueda tener lugar.

Sin dos adultos suficientemente diferenciados, autónomos psíquicamente, el pronóstico de la terapia de pareja es desolador.

Vale Villa es psicoterapeuta sistémica y narrativa. Se dedica a la consulta privada y a dar conferencias sobre bienestar emocional.

Twitter: @valevillag

También te puede interesar:
Sobre la depresión
Adicto al trabajo
La valentía de la autenticidad