Opinión

'Tengo manita, no tengo manita'

 
1
 

 

Jorge Vergara y Angélica Fuentes. (Twitter)

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil comprendió: todos somos espiados (ah, una voz pasiva). ¿Quieres saber lo que Sutano le dijo a su novia, lo que Mengano le dijo a Perengano, lo que cobró el licenciado? Todo se sabe. Agora mal: muchas veces a través de esos audios ilegales, se iluminan los escenarios de la corrupción. Una mano anónima ha filtrado los diálogos de Pablo Wallentin -que renunció a OHL- y el director jurídico, Gerardo Fernández. La plática de estos señores gira (las pláticas siempre giran) alrededor del Circuito Exterior Mexiquense, la gran obra vial llevada a cabo por OHL en el Estado de México. Gil lo leyó en su periódico Reforma. El director de la empresa de marras (gran palabra) ha dicho que hay una campaña difamatoria en contra de tan limpia y transparente sociedad anónima.

–¿Cuánto hay que darle a los magistrados?– pregunta Wallentin.

–Pues yo creo que hay que darles una manita– responde el director jurídico.

En los diálogos, apunta la nota de Reforma, reaparece el Viaducto Bicentenario:

–Estamos metiendo gol poniendo las tarifas del año siguiente– comenta Wallentin.

Gil caminó sobre la duela de cedro blanco y recordó la lección de Kant: tengo manita, no tengo manita, porque la tengo desconchabadita.

La guerra conyugal
A Gamés le preocupa mucho esa guerra de los Roses que protagonizan Vergara y su señora Fuentes. Jorge Vergara, dueño del Guadalajara, acusó a su esposa Angélica Fuentes ante la PGR. Si están sentados párense; si está parados, siéntense, mju. El señor Vergara llegó a su casa y ¿qué creen?, que le habían cambiado las cerraduras de la puerta. Aigoeei. Que aquí no entras ni por el cepillo de dientes. Mames, wey, hay que hacer unas crónicas marcianas de Vergara y compañía, ¿o cómo era?

Resulta que Vergara se proponía recoger un reloj y un sillón que cuesta millonadas, diseñado por Marcel Wanders, documentos personales, dos coches, ropa y objetos de uso personal. A Gilga se le puso la gallina de piel, o como se diga. Y nada: que Vergara mete la llave en la cerradura tra-la-la-la y que no abre. Gamés no quiere tomar partido, pero eso se llama conducta dolosa, muy dolosa. No le quiten al señor Vergara su sillón carísimo, y sus papeles personales, y sus coches de a millón de pesos. Vergara está que trina pues le han puesto sus trapitos en la caja y nadie le dice cuándo se los van a entregar.

En un gesto casi histórico, Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: si Gilga fuera Vergara, se compraba otro sillón, otros coches, otros documentos, otro departamento y otra mujer. ¡Ups!

Guerra
Gamés ha leído en sus periódicos los comentarios de articulistas de fuste y fusta sobre el enfrentamiento de Tanhuato. Alzan la voz por la matanza y dudan e insinúan una ejecución masiva y sumaria. No está mal, esa es una de las funciones de la prensa: dudar y criticar y exhibir. Ahora mal, Gilga será una vez más impolíticamente incorrecto: después del ataque sicario en el cual derribaron un helicóptero que mató a más de diez militares, algunos de esos comentaristas han escrito que no hay Estado, que el Ejército fue derrotado. Correcto, pero a la hora en que las fuerzas militares irrumpen y liquidan a un grupo de criminales, opinan que el uso excesivo de la fuerza puede ser peligroso. Todo es peligroso cuando se trata de enfrentar a un grupo criminal.

Envío
Gil leyó en su periódico EL FINANCIERO y con los ojos de plato: la SEP aumentará el bono de compensación a los maestros e invertirá un total de más de 26 mil millones de pesos este año. “De acuerdo con el documento de negociación con el SNTE que se publicará en el Diario Oficial de la Federación, los maestros obtendrán 4.0% de aumento”. Muy bonito. Tiren el dinero a la basura. Todo es muy raro, caracho, como diría Dickens: “Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Cómplices
Escribir y militar
El bodrio perfecto