Opinión

¡Tenga sus cifras!

    
1
   

   

Mancera

Miguel Ángel Mancera ya cuenta los días para ir a hacer campaña formal por la presidencia de la República y entre más se acerca el momento de dar el salto, más se aleja de la realidad de la ciudad que habita.

A pesar de que el incremento de delitos es quizás el rubro que más quejas ha tenido en su administración, la preocupación más grande de los capitalinos y el agujero en el saco del bienestar que quiere venderle al país, el aún jefe de Gobierno afirma tener la seguridad controlada e incluso dice que las cifras lo respaldan.

“Ahí están las cifras de cómo estamos trabajando, de cómo vamos en el control de esto que fue verdaderamente otra vez un reto para la ciudad. Tenemos el control y lo vamos a seguir ejerciendo”, dijo en entrevista el aspirante a ser el sucesor de Enrique Peña.

Bueno ¿De verdad quiere que hablemos de cifras? Podemos comenzar con las que dio a conocer en junio el Observatorio Nacional Ciudadano, en las que alerta de incrementos en casi todos los delitos de alto impacto. Los números que nos remitió a verificar nos muestran que:

El robo a casa habitación, que le quita a los ciudadanos la confianza en el sitio que debería ser su refugio, subió 7.7 por ciento entre enero y junio.

El robo a negocio, que afecta el patrimonio de los capitalinos que gobierna, pasó de 15.2 casos por cada 100 mil habitantes en 2016 a 16.9 en 2017.

El robo a transeúnte, por el que las personas ya no se sienten tranquilas al salir de su casa, tuvo un alza de 38.2 por ciento y colocó a la capital del país en el segundo lugar a nivel nacional. 86.47 robos por cada 100 mil habitantes.

Y el panorama empeora.

El secuestro subió 9.0 por ciento en el primer año. Los homicidios dolosos, uno de los delitos de mayor impacto en los ciudadanos a los que saldrá a pedir un voto, han aumentado 22 por ciento.

¿No son cifras suficientes? Tenemos más:

El operativo de la Marina en Tláhuac hace semanas, en el que fue abatido Felipe de Jesús, El Ojos, el presunto narcomenudista que operó durante una década, reveló la existencia en CDMX de La Unión Tepito, el Cártel del Sur, La Empresa, La Nueva Empresa, el Cártel de Tlalpan, La Familia Michoacana, Los Zetas, el Cártel de Sinaloa, el Cártel del Tláhuac y el Cártel del Golfo, grupos del crimen organizado que, poniéndolos en los términos a los que nos remites, suman 10.

Ese mismo operativo y con información de la propia Procuraduría General de la República, ha señalado operación de estos grupos en al menos seis delegaciones de la ciudad que administras desde 2012.

Y las investigaciones en Tláhuac, sede del grupo que comandaba Felipe de Jesús, han puesto en investigación al menos a 200 policías de la Secretaría de Seguridad Pública a su cargo.

Seguir con las cifras sería recordar que la CDMX es la entidad con más amenazas y agresiones a la prensa. Según ha revelado Artículo 19, 71 en 2016, para no dejar fuera las cifras.

Y sería traer a cuento las cinco víctimas del multihomicidio en Narvarte sin respuesta o los tres hijos de Mireya que murieron por una negligente investigación de la Procuraduría que orilló a su madre a la tragedia.

No, jefe de Gobierno, de verdad, no le conviene hablar de cifras.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
“¡Ehhh, puuuta!”
La generación voraz
El pastor del odio