Opinión

Telmex, ¿se revocará su concesión?

10 febrero 2014 4:35 Última actualización 18 septiembre 2013 5:2

 
Clara Luz Álvarez
 
La Constitución con la reforma de telecomunicaciones de junio pasado estableció la obligación de los empresarios de televisión abierta como Televisa y TV Azteca de ofrecer gratuitamente sus señales de todos sus canales incluyendo el 2, 5, 7 y 13 para que los concesionarios de televisión de paga los incluyan en sus paquetes de programas. No olvidemos que esta obligación es también un derecho de los habitantes de la República Mexicana para que no se les prive de la programación de televisión abierta por tener servicios de televisión de paga. Al tiempo que acababa de integrarse el nuevo Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Dish inició la retransmisión de los canales de televisión abierta. Ello ha generado y seguirá generando polémica y litigios. Veamos.
 
 
1. Dish tenía que esperar que el IFT emitiera los lineamientos antes de iniciar la transmisión. Mentira. Esta interpretación carece de sustento y sólo beneficiaría a Televisa y TV Azteca, porque haría que la ciudadanía se privara de uno de los pocos beneficios tangibles de la reforma constitucional. ¿Comprará el IFT este argumento que busca patear la pelota inundando aún más al recién creado regulador con una obligación adicional?.
 
 
2. Televisa y TV Azteca tienen la misma posición. Falso. Televisa tiene evidente dominancia en televisión de paga vía satelital y muy probablemente también en TV por cable, entonces de no existir el must offer realmente Televisa y sus empresas de TV de paga sólo cambiaban dinero de un bolsillo a otro. Todo lo contrario con TV Azteca que sólo tiene a TotalPlay que aunque podría ser un agente económico disruptivo de acuerdo a la vieja Comisión Federal de Competencia, realmente sí tiene una afectación directa a sus finanzas porque no podrá ya vender sus canales 7 y 13 a los concesionarios de TV de paga.
 
 
3. Telmex está aprovechando la gratuidad del must offer a través de Dish y por tanto procede la revocación de su concesión. Es cierto que la alianza de Dish/MVS con Telmex ha sido indispensable para su rápida penetración en el mercado, pero no olvidemos que la oferta de Dish vino a ser una alternativa barata de Sky y de la TV por cable. Telmex proporciona facturación y cobranza que no es poca cosa por su base instalada de clientes, sin embargo, de ahí a poder -legalmente y cumpliendo el principio de exacta aplicación de la ley aplicable al derecho administrativo sancionador-, afirmar que Telmex infringe ese precepto, se antoja una dura tarea difícil de sostener en tribunales.
 
 
4. Los programas de TV son creaciones protegidas por el marco jurídico nacional e internacional de derechos de autor, lo cual incluye derechos de retransmisión. El must offer implica la retransmisión y mientras Televisa y TV Azteca tengan los derechos patrimoniales absolutos no habrá problemas, pero ¿si sólo tuvieran derechos patrimoniales para transmitir por TV abierta?
 
¿Habría una demanda legítima de los autores por violación a sus derechos? Recuérdese que el derecho de autor es constitucional también, ¿qué prevalecerá el derecho de autor o el must offer o un poco y un poco? Al haber derechos de autor involucrados, ¿quién debe pagar? ¿Televisa y TV Azteca? ¿Los Dish, Axtel y demás? ¿Quién resolverá esta controversia?.
 
 
5. Si las fallas que presuntamente tuvo Dish durante la pelea del Canelo afectaron sólo a Dish y fue una falla dirigida, ¿se tratará de una práctica anticompetitiva de Televisa? ¿Quién investigará y resolverá? ¿Será el IFT?. Los que deben estar felices con el must offer son los grandes anunciantes como Bimbo, Szabritas, Pepsi, Coca Cola y demás, porque sus anuncios contratados sólo para verse en TV abierta ahora se verán en TV de paga.