Opinión

Telmex + Dish no era hilo negro, era concentración

1
 

 

ME. Telmex + Dish: No era hilo negro; era concentración.

En febrero pasado, en este mismo espacio y bajo el título "Slim pagaría 325 millones de dólares por Dish México", dije: “Tengo en mi poder lo que habría sido el documento maestro que resume los acuerdos por los cuales Teléfonos de México, de Carlos Slim, tendría una opción de compra por 325 millones de dólares para adquirir a Dish México, S. de R. L. La fuente es confiable.” En aquella ocasión logró explicarse un complejo entramado de contratos que vinculaban a Telmex con Dish, y las opciones tipo put y call de ambas empresas para materializar una adquisición de la segunda por parte de la primera.

Aquella columna y las notas que publicamos hace casi 11 meses en El Financiero sacaron chispas durante semanas. Arturo Elías Ayub apareció en el programa de José Cárdenas en Radio Fórmula diciendo que yo no había descubierto el hilo negro, y que los lazos entre las dos empresas se habían hecho públicos tiempo atrás, cuando en realidad todos sabemos que Telmex se dedicó durante un largo tiempo a decirle a todos los mexicanos que únicamente prestaba servicios de facturación y cobranza a Dish, como lo hacía con otras empresas.

Era cuestión de tiempo para que, ya en el ámbito de la autoridad correspondiente, es decir, del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), se supiera el alcance de los contratos revelados bajo el nombre de “Proyecto Alpha”. El propio IFT solicitó a las empresas mostrárselos sin chistar e inició una investigación que recién concluyó.

El resultado de la investigación ha arrojado que hubo una concentración entre las dos empresas y que fue ocultada, incurriendo en una falla que las hace merecedoras de dos multas: una a Teléfonos de México por 14.4 millones de pesos y otra a Dish por 43 millones de pesos. Dish se dijo “sorprendida” por la resolución del IFT, mientras que Telmex comunicó a la Bolsa Mexicana de Valores que ni ella ni América Móvil comparten las conclusiones y los resolutivos de la autoridad, y que apelarán.

La realidad de las telecomunicaciones ha cambiado sustancialmente en los últimos meses. Ahora tenemos a la empresa de Carlos Slim legalmente catalogada como preponderante, mientras el propio ingeniero ha dicho el año pasado que activamente se analiza la venta de un tramo sustancial de su empresa para dejar de tener esa condición. En los últimos meses también observamos que un comprador potencial de ciertos activos de Telmex, la estadounidense AT&T, prefirió hacer negocios con Ricardo Salinas y comprarle el 100 por ciento Iusacell.

Todavía hay capítulos por ver en este sector, pero por lo pronto que el IFT haya concluido su investigación y multado a las empresas, habla de que las cosas empiezan a moverse.

Twitter: @SOYCarlosMota