Opinión

Telecomunicaciones:
¿quién negocia en
el Senado?



La discusión de la ley secundaria en materia de telecomunicaciones ha puesto al descubierto la importante estructura mediática y política construida por Carlos Slim Helú para defender sus privilegios económicos.

Empero, la nota es que a unas horas que se desarrolle la sesión extraordinaria en el Senado para votar dicho dictamen, esa estructura presenta cuarteaduras importantes que, no obstante, no la derribarán pero sí quedará expuesta a los ojos de todos.

Por lo pronto ayer, como evidencia de esas alianzas, el propio Guadalupe Acosta Naranjo, del PRD, subió a su cuenta de Twitter una fotografía donde aparece con Carmen Aristegui, Mony de Swaan y Javier Corral. Como ya no tenían pretexto para frenar la reforma que momentos antes había sido aprobada en comisiones unidas, sólo les quedó el recurso de los quemados.

Y bueno, la discusión en torno a esa ley tuvo efectos colaterales positivos, pues reveló a la opinión pública la existencia de una superbancada, un par de periódicos y una conocida conductora como auténticos defensores de los intereses económicos del hombre más rico del mundo.

Ahora, se han quedado sin pretextos para frenar la reforma, pero aún sobreviven los más virulentos, como el senador Corral, los cuales, una vez desarmados en el tema de la preponderancia, se mueven al eje de la equidad de género. No les importa qué pretexto esgrimir, sino mantener los privilegios de Slim.

Los aliados de Slim han quedado aislados. Aunque sus encuadres noticiosos mantengan una consigna en contra de una empresa de televisión que no quieren ver en la competencia, y el público entiende que detrás de ello se esconde la intención de mantener el status quo que beneficia al binomio Telmex-Telcel.

Lo cierto es que ya está dicho lo que se tenía que decir, y los juegos de artificio se empiezan a acabar, como en un día claro. El país requiere la reforma, requiere competencia, requiere avanzar en beneficio de los consumidores. Y todo indica que hoy, habrá reforma en el Senado.

La ruta del dinero


Nada, que los distribuidores de gas LP ante la inminente reforma energética le han solicitado a la Secretaría de Energía de Pedro Joaquín Coldwell que tome decisiones correctas para detonar el desarrollo de un sector clave para la economía. Y es que en los dos sexenios panistas se tomaron pésimas decisiones de política pública en la distribución de la principal fuente calórica de familias, que sólo afectaron grandemente la seguridad de millones de usuarios y empobrecieron a la industria. El caso es que los gaseros han solicitado a la autoridad que tome acciones firmes para eliminar la venta de gas robado a Pemex que significa una competencia desleal, que elimine las pipas "piratas" que trabajan sin ninguna norma de seguridad, y que apoye el desarrollo sostenido de las empresas formalmente constituidas que pagan impuestos y generan empleos. La Sener tiene que subsanar errores y malas decisiones del pasado, y se habla de que deberá otorgar un margen emergente de 2.90 pesos por kilo de gas para actualizarlo con respecto a los índices internacionales, y que a la postre permita la reinversión en seguridad, capacitación, infraestructura y programas de calidad en el servicio al cliente.

En el expediente de Grupo Altavista su presidente Ricardo Orrantia Cantú dice que es un exempleado el que está moviendo las aguas. ¿Acaso será que un otrora ejecutivo de ventas tiene el poder suficiente para mover las conciencias de legisladores de la talla de Juan Carlos Romero Hicks, Alejandro Encinas, Fernando Belaunzarán y Mario Delgado, entre otros, quienes han solicitado que se investigue a ese integrador de TI por el desfalco a Enciclomedia? Es pregunta.

Correo: rogeliovarela@hotmail.com