Opinión

Telecomunicaciones: no al ¡ya merito!

La semana que comienza podría ser clave para el futuro de las telecomunicaciones. Luego de meses de retraso, el Senado está emplazado para aprobar las reformas secundarias que regirán a esas industrias. Hay dos puntos en la mesa que deberían demostrar que México no quiere quedarse en la orilla, que puede completar la faena, que cuando se propone algo ha de cumplirlo hasta el final y bien.

De una de esas cosas se ha venido hablando mucho desde la semana pasada. Es la disyuntiva entre determinar la preponderancia por servicio o por sector. Algunos creen que lo segundo sería la muerte del ambicioso espíritu que tuvo la reforma de telecomunicaciones. El ya merito, pues. Que estando tan cerca de lograr una reforma sin peros, en el último minuto se acobarde el equipo nacional.

El jueves el presidente del PAN Gustavo Madero pareció dar un paso en el sentido correcto al publicar que prefiere la regulación por servicio, pero en su exposición de motivos (http://www.pan.org.mx/blog/2014/06/27/el-grave-dilema-de-la-declaracion-de-preponderancia-por-sector-o-por-servicio-y-sus-posibles-consecuencias/) también dejó la puerta abierta a la libertad que tendrán los legisladores panistas a la hora de votar. ¿No es raro que Madero renuncie a pedir claramente a los legisladores de su partido que se apeguen a la idea original de telecomunicaciones declarada dentro del Pacto por México? Ya veremos qué hacen los panistas a la hora de la verdad.

De la otra materia a la que me refería al principio de esta entrega se ha hablado menos pero es igualmente importante. Como está hasta hoy, la propuesta de ley de telecomunicaciones “vulnera los derechos humanos de las personas con discapacidad, al ser omisa en incluir lo necesario para que las telecomunicaciones y la radiodifusión fueran accesibles a todos, independientemente de si tenemos o no una discapacidad”, así lo sostienen Clara Luz Álvarez González de Castilla y Katia D´Artigues Beauregard.

Mi colega Katia ha pedido apoyo para que los legisladores atiendan, como es su obligación, el reclamo ciudadano de no desaprovechar este momento histórico para dotar de derechos a quienes durante muchos años han sido privados de los mismos. Qué mejor ocasión que esta de meter un gol histórico.

Según ha informado Katia, admirable periodista y, encima, ejemplar promotora de los derechos, se debe incluir en la nueva ley “el capítulo de accesibilidad a las telecomunicaciones y radiodifusión por personas con discapacidad y los artículos transitorios a éstos” que entre otras cosas deberán “regir el subtitulado o interpretación en Lengua de Señas Mexicana para contenidos audiovisuales, el servicio de retransmisión IP, los requisitos de accesibilidad para teléfonos públicos y centros de acceso a internet, el servicio de video descripción, los requisitos de accesibilidad para páginas de internet de entes públicos, lo relativo a los servicios de emergencia y su accesibilidad, así como a equipos e información accesible”.

Desde el 14 de abril Clara Luz Álvarez y Katia D´Artigues entregaron al Senado una propuesta de exposición de motivos y una propuesta de capítulo a incluir en la ley (disponible en http://bit.ly/PZHas4). O sea, los legisladores no podrán alegar ni que no sabían ni que no tuvieron tiempo.
No debería hacer falta recordar que la Constitución reconoce la igualdad de todas las personas y la prohibición de la discriminación, y que el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a “armonizar la normativa mexicana para cumplir con la Convención de los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad” (http://www.presidencia.gob.mx/compromisos-con-las-personas-de-discapacidad/ 31/05/13)

Los legisladores tienen la oportunidad de dar un paso histórico en telecomunicaciones. Estemos atentos a que hagan lo que más conviene a todos. No vaya a ser que se achiquen a la hora buena.