Opinión

Seis retos que tendrás enfrente si quieres ser 'freelance'

 
1
 

 

Freelance. (Shutterstock)

La combinación de ventajas fiscales y laborales para las empresas, además del deseo de independizarse por parte de las nuevas generaciones, han llevado a la proliferación del concepto de freelance que conlleva un reto especial.

Aunque es similar a establecer un negocio, hay sutilezas que deben entenderse. Revisemos algunos aspectos.

1.- Recuerda, tú eres la empresa; es decir, el éxito dependerá de la imagen proyectada y la congruencia de tus propuestas. Por tanto, busca capitalizarte en ti mismo, para tener la posibilidad de lograrlo.

2.- También eres tu propio mercadólogo y habrás de desarrollar una capacidad de entender lo que quieren tus clientes y tener clara la propuesta de valor, porque por lo regular existen un buen número de profesionistas prestando sus servicios.

Sería conveniente contar con un 'cliente ancla'; incluso, aun siendo menos rentable, porque eso te permite tener efecto demostración y ayuda a romper la barrera de ser el primero.

3.- Seguramente vas a preguntarte si pones oficina y la respuesta es no. Hoy es innecesario en la mayoría de los casos elevar los costos fijos con instalaciones exclusivas; las opciones de compartir espacios son inmensas y con facilidades administrativas.

En la medida en que puedas iniciar en casa, mejor; todo lo que ahorres significará un ingreso disponible superior.

4.- Es relativamente fácil resolver la duda de cuánto cobrar, pues eres un 'tomador de precios'. Investiga a la competencia y sitúate en un rango similar a quienes tienen tu capacidad de respuesta.

5.- En cuanto a tus finanzas, ten cuidado porque se mezclarán con las del trabajo. Por eso debes de separar el gasto para mantener tu actividad y saber cuánto te queda para las erogaciones cotidianas.

Mi sugerencia en ese sentido es que te administres con un horizonte de unos tres meses, porque una característica del trabajo freelance es que puedes tener periodos de muchos contratos y otros de baja demanda.

El riesgo es extralimitarte cuando hay flujo y luego tener serios problemas.

6.- Como careces de prestaciones, cúbrete con seguros y mantén un ahorro de contingencia, además de uno de largo plazo para el retiro.

En ocasiones se piensa que en este esquema tendrás libertad, menos trabajo e ingresos altos. Podría ser lo contrario; con 'más jefes' y sin una relación laboral tienes que presentar proyectos, 'arrastrar el lápiz' y no siempre una cantidad de dinero suficiente. Por eso es recomendable hacer una buena estrategia.
 
Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Nuevas generaciones, nuevos paradigmas
¿Te quejas de tu trabajo? Piénsalo, puede salir mal
Hay relaciones tóxicas en las finanzas personales