¿Transparencia?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Transparencia?

COMPARTIR

···

¿Transparencia?

01/10/2018

El tema de la transparencia ha sido algo muy bien recibido y exigido por parte de la sociedad en cuanto a recursos públicos se refiere. Este paso –no lo podemos negar– lo debemos a la llegada del gobierno del pobre Vicente Fox. Así es, fue durante ese sexenio que se dio el avance fundamental para crear un organismo que apoyara a la sociedad a conocer en qué y cómo se gastaban los recursos públicos.

En su inicio, éste funcionó muy bien a nivel federal y poco a poco nacieron los organismos estatales. Hoy en día se han buscado “candados” o pretextos para resguardar la información de 6 a 12 años, según convenga al gobernante en turno, so pretexto de seguridad nacional o protección de datos personales, y que el ciudadano común no tenga acceso a la información.

Con lo anterior no quiero decir que no es fundamental cuidar esos puntos, mas estos no deben ir contra el derecho que el ciudadano tiene de saber.

Así las cosas, en Nuevo León, el tema ha sido mucho muy complicado. Cuando Felipe de Jesús Cantú ganó la alcaldía de la ciudad de las montañas, Javier Livas Cantú propuso un mecanismo muy simple para que el ciudadano pudiera acceder a la información.

El método era eficaz y no costaría tanto y, por eso, digo yo, no creyeron y/o más pronto que tarde, el Congreso del estado aprobó la creación de la instancia de transparencia complicada en Nuevo León.

Tristemente, la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información del Estado de Nuevo León (CTAINL) tuvo problemas de forma y de fondo, y no ha cumplido con su cometido como debe. Con el nombramiento de los primeros consejeros surgió un asunto de quién debería estar al frente y se conoció el organismo por sus pleitos y no por sus resultados en favor de la transparencia. Además, al día de hoy nuestro estado se encuentra en el número 29 de 32, en cuanto a transparencia se refiere, con un 35 de calificación.

No contentos con eso, el Congreso local decide, vía los diputados del PRI, dar un paso más hacia la opacidad y la perpetuación de lo que no funciona. Lo anterior significa la modificación al artículo 49 de la Constitución de Nuevo León, en donde permiten que los consejeros se reelijan por 7 años más.

El Congreso sí debería hacer ajustes a la ley más en favor de que la población tenga más y mejores resultados en transparencia, mas no para seguir o perpetuar la opacidad.

Queda una luz en el camino, el que la instancia federal utilice sus facultades para que la instancia local no vaya en contra de lo federalmente permitido.

Por lo anterior urge que no quitemos el dedo del renglón.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.