Opinión

Tasas gubernamentales de largo plazo, próximas a subir

Las tasas de interés gubernamentales de largo plazo se han desplomado sustancialmente durante el último mes. Por ejemplo, la referencia a 10 años ha caído en casi 80 puntos base (pb) del 16 de diciembre pasado a la fecha. De hecho, tal rendimiento actualmente se ubica en sus mínimos desde mediados de junio de 2013, 5.40 por ciento. Tal comportamiento ha sido congruente con un aplanamiento de la curva de rendimientos. No obstante, pienso que para la gran parte de lo que resta del año, la tendencia de dichas tasas largas debería ser ascendente. Aquí algunas reflexiones.

Los modelos econométricos de determinantes de esta tasa indican que el principal factor detrás de dicha caída se relaciona con eventos externos. En específico, los movimientos recientes en el componente libre de riesgo de la tasa local han promovido en buena medida el desplome mencionado. Tal componente estaría representado por la tasa de rendimiento del bono del tesoro de Estados Unidos (EU).

Creo que al menos existen cinco razones detrás de la caída en la referencia estadounidense (que a su vez podrían guardar cierto traslape):

Primerio, la internalización de un escenario de baja inflación y la perspectiva de que su trayectoria hacia el objetivo de la Fed podría ser muy gradual –al menos más de lo anticipado hasta hace un par de meses–. Lo anterior cortesía de las presiones bajistas inducidas por los bajos precios del petróleo/gasolina.

Segundo, las tasas de interés en EU parecerían descontar la expectativa de un sendero de crecimiento económico más moderado respecto a lo sugerido por analistas y la Fed.

Tercero, nos encontramos ante lo que parece el resultado de un proceso de “vuelo a la calidad”, donde los precios de los bonos en EU se han beneficiado de un clima de alta incertidumbre a nivel global.

Cuarto, la divergencia en posturas de política monetaria a nivel global continúa teniendo impacto en los mercados financieros

Quinto, el mismo fortalecimiento del dólar que ha incrementado el atractivo de estar en valores en dólares.

Una vez tomados en cuenta estos elementos creo que es difícil que la referencia estadounidense tenga un espacio de baja adicional, al menos no sustancial. Lo anterior desde luego condicionado a que no se presente un catalizador que lleve a incorporar en los mercados un sendero más gradual de normalización de la Fed.

Así, en contraste con la tendencia reciente, pienso que sigue vigente la expectativa de una tendencia al alza, aunque moderada, en las tasas de largo plazo en EU (en previsión del inicio del proceso de normalización de la Fed).

Dicha tendencia debería también observarse en las tasas locales como influencia de al menos tres elementos:

Primero, el incremento esperado en la referencia “libre de riesgo” y su impacto en el mismo sentido sobre los rendimientos de largo plazo a nivel local.

Segundo, cierto rebalanceo de portafolios que podría esperarse en la antesala del inicio de la normalización de la Fed, el cual podría favorecer valores en EU con flujos provenientes de plazas emergentes –lo que se reflejaría en presiones alcistas en las tasas gubernamentales en estos últimos mercados.

Tercero, el propio ciclo de alzas en la tasa de política por parte de Banxico, lo cual espero se presente a partir de octubre de este año, en adelanto a la acción de la reserva federal.

Tomando todo lo anterior en cuenta, creo que las tasas de largo plazo gubernamentales a nivel local podrían exhibir una trayectoria al alza durante buena parte del año.

Así, creo que la tasa de referencia a 10 años podría elevarse desde sus actuales niveles hasta una referencia de 6.4 por ciento al cierre del año –esto derivado de modelos econométricos de determinantes de dicha tasa–. La dinámica pronosticada contempla una trayectoria gradual al alza a partir de mediados del primer trimestre, la cual se aceleraría entre el tercero y cuarto trimestres a propósito del inicio esperado del ciclo de alzas en la tasa de política tanto a nivel local como externo.

De materializarse dicha expectativa, estaríamos no muy lejos de observar los niveles más bajos en las tasas de largo plazo locales en varios años por venir.

Twitter: @joelvirgen