Opinión

Tardes de café y teatro en la Condesa

  
1
Lorenzo Café

   

Cafetería Lorenzo

Dirección: Zamora 7, Col. Condesa, Delegación Cuauhtémoc.

Teléfonos: 5553-4642

Twitter: @Lorenzo_cafebar

Horarios: Lunes a domingo, de 9:00 a 21:00 horas

Precio: $200-$350 por persona

Tarjetas: American Express, MasterCard, Visa, crédito y débito.

Tiempo: Desde media hora

Compañía: Negocios, familia o amigos.

Hace unos días fui al teatro con la intención de reencontrarme con el Foro Shakespeare, en la Condesa, pero también quería ver lo que hicieron con la cafetería del lugar, que tras una remodelación se transformó en Lorenzo.

Este foro tenía hasta hace un mes una cafetería cualquiera, en la que servían café quemado y algunos tragos para pasar el rato antes de la función. Ahora lo único quemado es el pan, pues en Lorenzo, intencionadamente usan en algunos platillos lo que ellos llaman pan tatemado.

La primera parte del menú es de coctelería y cafés. Tienen uno que se llama abeja vieja que recuerda a un potaje contra el resfriado, pues tiene un intenso sabor a miel con limón. Lo bueno es que éste tiene ginebra.

Si es de los que acostumbra beber cuba, la tragicomedia jaibol cumple su cometido con gracia al infusionar el ron con mantequilla y palomitas.
Entre las opciones también hay café frío con piquete, pero si prefiere dejar de lado el alcohol, recomiendo probar el bananas en pijama, un café con leche que se sirve frío y endulzado con caramelo de plátano macho.

Y para quienes llegamos salimos del teatro con hambre, el menú de alimentos ofrece opciones vegetarianas, pero también para devoradores de carne. Para los primeros está el pan tatemado con hummus y baba ganoush, pan suficientemente tostado con un muy buen puré de garbanzo y de berenjena.

Continúe con las carnitas de atún adobado. Casi siempre los lugares que las tienen convierten el atún en cubos de carne seca y dura, pero aquí esos cubos son jugosos, suaves y con un adobo de sabor exquisito.

El ramen con albóndigas es denso y especiado, ideal para las tardes o noches frías. Las mismas albóndigas, hechas de sirloin, pecho y aguja de res, se sirven con linguini en una salsa de jamón serrano. Un plato sin muchas complicaciones, pero que deja con ganas de más de esas pequeñas bolitas de carne.

La hamburguesa Lorenzo es de las mejores que he comido recientemente. Un toque de queso azul y una vinagreta de limón amarillo crean un delicioso contraste con los jugos dulces de la carne.
Para terminar, o si sólo llega con antojo dulce, la paleta mamut es una divertida reinterpretación del famoso sándwich de malvavisco. Cuando lo probé se desarmaba fácilmente y sabía más a una paleta payaso, pero me dijeron que hubo una falla en la receta que será corregida.
Es admirable lo que este café y bar ha logrado en una cocina tan pequeña y en tan poco tiempo. Aunque no sea aficionado al teatro, vale la pena darse una vuelta para comer.

Twitter: @ysusi

1
  

   

Cuba