Opinión

Talibanes

 
1
 

 

CNTE.

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leyó la noticia en su periódico La Jornada: en la víspera de la elección, grupos violentos destruyeron 31 módulos de atención ciudadana del Registro Federal Electoral en cinco estados. Los daños han sido valuados en 4 millones de pesos. En reunión de la comisión del registro, los consejeros lamentaron y criticaron la violencia. El consejero Ciro Murayama consideró que “estos actos parecen propios de talibanes, una suerte de terrorismo contra la institución que quería garantizar el derecho al voto”. Como rayos y centellas, los representantes de los partidos pusieron el grito en el cielo. El tumbaburros informa que Talibán quiere decir “estudiantes”, se trata de una facción político-militar fundamentalista islámica de Afganistán. El movimiento talibán sigue una doctrina extremista islámica cuya idea de sociedad se basa en interpretaciones enloquecidas que niegan e intentan derruir cualquier valor democrático (cápsula, cortesía de Gilipedia).

Por extensión, un grupo violento, fanático, que se opone a que se realicen elecciones podría ser llamado talibán. ¿O cómo quieren los representantes de los partidos que les llamemos? ¿Licenciados en fuego? ¿Catedráticos de la roca? ¿Maestros en transformación? Esta casilla será transformada en palos viejos. Chalchicomula patas de mula: ¡palos viejos! Donde ustedes ven madera, habrá fuego.

Paramilitar

Mientras Gil se enteraba del malestar de los representantes de los partidos con Murayama, leyó en su periódico Milenio y en una nota de Francisco Mejía y Óscar Rodríguez que la Sección 22 de la CNTE alberga en su interior (no empiecen, el artículo de albures fue ayer) a un grupo de choque: la Unión de Trabajadores de la Educación en la cual ocupa un espacio el Frente Popular Revolucionario. La unión está compuesta por alrededor de tres mil integrantes entre profesores, comerciantes, campesinos, taxistas y colonos.

Los miembros de la UTE-FPR han despojado a periodistas de sus cámaras y los han amenazado, incendiaron las juntas distritales, desactivaron cámaras de vigilancia, enfrentaron a la Policía Federal y asaltaron el Congreso de Oaxaca. Si quieren les llamamos talibanes buenos para que no suene tan fuerte y los oídos de los representantes de los partidos en el INE no sufran una ofensa discriminatoria.

Mejía y Rodríguez de su periódico Milenio cuentan que unos 50 maestros considerados del núcleo duro de la UTE-FPR han realizado viajes a Venezuela de donde, según el dirigente magisterial Ramiro Cuevas, “han traído diversas formas de lucha para golpear al Estado”. Según algunos maestros, el grupo mantiene estrechas relaciones con la guerrilla del EPR. De ser así, el consejero Murayama se ha quedado corto pues debió referirse a un grupo paramilitar organizado y entrenado para asaltar edificios públicos y enfrentarse a las fuerzas policiacas.

Liópez

Mientras Gilga leía su periódico Milenio, se enteró de que Liópez dijo que era inhumana la resolución de la Suprema Corte de Justicia de avalar la evaluación docente. Gil lo leyó en su periódico La Razón. Oigan esto: “Es inhumano porque es tratar a los maestros como delincuentes. Es no darles una oportunidad. Si alguien no está apto para una evaluación y tiene deseos tiene derecho a una oportunidad de superarse, tiene derecho a una oportunidad, pero no a perder su trabajo”.

Que se abuelan (así se dice) los exámenes, que se exima no sólo a los maestros sino también y sobre todo a los alumnos. No es justo someterse a una prueba de conocimientos. No hay derecho. Nomás faltaba. Así lo hacen en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México que inventó Liópez. Que en ninguna empresa se evalúe el trabajo de los empleados. ¡Qué muera la burguesía y la mafia en el poder! ¡Yo preguntoo a los presentees si no se han puesto a pensar, que la tierraaa es de nosotros y no del que tenga má-a-a-a-a-a-s. En fon, c’est inutile.

Un día feliz, en un país gobernado por la esperanza de México, es decir Morena, cuando se les pregunte a los hombres y a las mujeres buenos y buenas: ¿aprobaste tu examen? La respuesta unánime será esta: “¿Qué es examen, con qué se come? Ah, te refieres a esos instrumentos de la burguesía que fueron abolidos por nuestro gran líder. En México hay oportunidades para todos, por eso a nadie se le examina, ni siquiera a los enfermos, ellos rezan y punto y se acabó. Es que de veras.

La máxima de Churchill espetó dentro del ático de las frases célebres: “Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”.

Gil s’en va

Twitter:@GilGamesX

También te puede interesar:

Cada que la veo venir

Regresa El Niño Verde

Periodismo