Opinión

“Supremo del presupuesto”, acusado de abuso a menor

Llamado el “supremo del presupuesto” por el canal australiano 7 News para resaltar la importancia del cargo para el que fue nombrado ayer, George Pell, octavo arzobispo de Sydney, es un jerarca de la iglesia acostumbrado a hacer sentir su peso, crítico de los errores de Benedicto XVI y de lo que ha llamado la “insensibilidad” del capitalismo, que en 2002 fue acusado de abusar de un menor de doce años cuando era seminarista.

Los hechos habrían ocurrido en el lejano 1961 en un campamento para jóvenes. Pell, a la sazón nombrado en 2001 al frente de la arquidiócesis de Sydney, negó cualquier irregularidad y una investigación del propio clero, para la que contrató al juez A.J. Southwell, determinó que el quejoso parecía “hablar honestamente”, pero encontró “falta de evidencias corroborativas” para recomendar una acción legal contra el prelado, que a partir de ahí consolidó su poder y se acercó al entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Josef Ratzinger, hasta el grado de ser mencionado como su delfín, además de convencerlo de realizar su primera visita a Australia, ya como pontífice, con motivo del Día Mundial de la Juventud 2008.

Nacido en 1941, de padre anglicano no practicante y madre devota católica, Pell fue considerado “jefe de campaña” de Ratzinger en el cónclave que lo eligió en 2005; no obstante, el año pasado censuró su labor, afirmó que su retiro desestabilizó a la iglesia y dijo a AP que “sería útil tener un Papa que pueda levantar la moral de la Curia y fortalecer un poco la disciplina ahí”, justo la tarea que ahora recae en sus manos.

Reportero

Pell asumirá a fines de marzo su nuevo puesto, y National Catholic Reporter no vacila en compararlo por su carácter fuerte y decidido con el cardenal Edmund Szoka de Detroit, quien tomó las riendas financieras del Vaticano en 1990 y fue el primero en transparentar y modernizar un medio en el que siguen predominando las brumas. Destaca incluso que el Secretariado para la Economía, que podría absorber a la vieja Prefectura para Asuntos Económicos de Szoka, rivalizará en influencia con la Secretaría de Estado de Pietro Parolin, ya que será independiente y se reportará directamente con el Papa Francisco.

Añade que con la medida, Francisco demuestra que “está dispuesto a ir más allá de cambios de estilo, para llegar a cambios estructurales significativos. No hay garantías. Pero tienen potencial”, sostiene.

Con esta entrega, Perfil Internacional concluye una etapa que empezó al despuntar el siglo, gracias a la visión y la generosidad de Don Rogelio Cárdenas. Dejará de aparecer en el diario impreso, para abrir espacio al nuevo diseño de El Financiero, pero continuará publicándose en su página de Internet. A todos los lectores, muchas gracias.