Opinión

Subirá la probabilidad de
que EU se salga del TLCAN

 
1
 

 

TLCAN

Cuando se negoció el Tratado de Libre Comercio, a principios de la década de los noventa, se pensaba que era injusto para México porque nuestra economía era la más débil de las tres, tenía menos capital invertido y sus habitantes un nivel de educación inferior. Ahora resulta que nuestros negociadores se aprovecharon de Estados Unidos, tomando como referencia el desequilibrio comercial existente entre nuestras naciones. En realidad, sí es cierto que la economía mexicana tuvo que realizar un mayor ajuste interno, hubo el cierre de cientos de empresas y los niveles educativos de las escuelas tuvieron que elevarse para poder competir a nivel mundial.

El déficit comercial de Estados Unidos con México alcanzó su mayor monto en 2007 y a partir de ese momento ha venido disminuyendo de manera paulatina en términos de dólares y, sobre todo, como porcentaje del total y del PIB. El país con el que tiene el mayor déficit es con China (52 por ciento del total en 2016 versus 12 por ciento con México).

A pesar de lo anterior, el gobierno norteamericano no ha realizado mayor presión sobre las autoridades del país asiático y en su lugar enfatiza el déficit comercial que tiene con México. Pienso que esto es por dos razones: 1) la política, ya que prefiere mantener a China como aliado en su enfrentamiento contra Corea del Norte; y 2) por el elevado monto de las reservas internacionales de la potencia asiática. Las mismas están principalmente en bonos del Tesoro norteamericano y si decidiera venderlos de manera masiva presionaría las tasas de interés al alza, lo que apreciaría al dólar, con lo que aumentaría aún más su déficit comercial y reduciría su crecimiento económico.

Otro argumento que el gobierno norteamericano utiliza en contra del TLCAN se refiere a la destrucción de miles de empleos, sobre todo en el sector manufacturero. Ciertamente se han reducido el número de empleos en este sector, por no a partir de 1994 cuando entró en vigor este acuerdo comercial, sino a partir de 2001, que fue el año cuando China entró a la Organización Mundial del Comercio. Otro elemento que explica la caída del empleo manufacturero es la 'robotización' de los procesos, pero no sólo en esta parte del mundo sino de manera global. De hecho, distintos estudios confirman que Estados Unidos ha mantenido crecimiento económico por su alianza con nuestro país y no al revés.

Sin embargo y a pesar de los elementos anteriores, el presidente norteamericano ha sido consistente en tratar de cumplir con sus promesas de campaña y así mantener el apoyo de sus votantes. Por ejemplo, prometió retirarse del Tratado Transpacífico y del Acuerdo Climático de París, lo cual cumplió a pesar de los costos que esto provoca; ha mandado iniciativas al Congreso para derogar el sistema de salud denominado Obamacare, a pesar de que no han sido apoyadas por distintos legisladores, incluso de su propio partido, y mantiene la presión para obtener los recursos para construir el muro entre nuestros países, como lo mostró esta semana al incluirlo en su propuesta para que los llamados dreamers se puedan quedar en su país. La reforma fiscal que incluye reducción de impuestos a las empresas y personas de mayores ingresos ya fue enviada al Congreso. Además, en su campaña prometió modificar o cancelar el tratado comercial con México, pero hasta ahora distintas presiones internas lo han impedido.

Hay que recordar que el mismo Tratado incluye una provisión de que cualquier país puede retirarse del mismo con sólo dar el aviso correspondiente con una anticipación de seis meses. Algunos piensan que esto debería ser autorizado por los congresos respectivos, pero ya lo hicieron al aprobar el texto del Tratado.

En la medida en que avancen las negociaciones y no sea patente para el gobierno norteamericano que han logrado “sacar ventajas y beneficios” de México en términos de un menor déficit comercial, lograr mayores oportunidades de exportar u obtener empleos que están en nuestro país, es seguro que el tema de retirarse del Tratado se repetirá varias veces más.

Sería importante mantener la posición de que sea el gobierno norteamericano el que decida salirse del Tratado y no nuestro país. Si se cancelan las negociaciones nuestro comercio continuará operando bajo las reglas actualmente existentes. Es obvio que si Estados Unidos se retira del Tratado habrá un deterioro del tipo de cambio, haciendo nuestras exportaciones más competitivas y por lo mismo el déficit comercial con ese país sería incluso mayor, el objetivo contrario que pretenden lograr.

* El autor es economista.

Opine usted: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Posibles impactos de la reforma fiscal de EU
​Impacto de los sismos en la calificación crediticia
Primeros síntomas de menor crecimiento económico