Opinión

Subir a las Pymes al reto de la reconstrucción

 
1
 

 

Sismo

Viene lo más penoso, la cuesta más empinada. Uno es el trabajo de rescate, donde la población y los millennials han trabajado ejemplarmente, y otra es la labor de devolver a los damnificados la casa que vieron derrumbarse con los terremotos.

Uno es el reto en Chiapas, Oaxaca, Puebla y Morelos, donde se concentra en mayor medida el daño de los sismos, y otro en la CDMX o en el Estado de México y Tlaxcala.

En términos proporcionales en las primeras cuatro entidades anotadas en el párrafo previo está el problema más delicado sin menosprecio de lo que se exige en el resto de los estados afectados.

Y volvemos a señalar lo mismo. A lo largo de 18 años la política pública hacia Mipymes ha derramado recursos públicos en beneficio de proyectos innovadores de distintos tipos o familias. La construcción no ha sido ajena en estos nacimientos. En mi columna anterior mencioné al menos cuatro o cinco ejemplos, incluyendo las ligas en donde pueden ver en video lo que este columnista ha platicado con las empresas, que dan detalles de sus productos o sistemas, costos, ventajas y sus respectivas historias. No se trata de videos publicitarios sino materiales periodísticos de este autor.

Son sistemas que permiten la construcción de una casa de 60 a 80 metros de construcción que tienen costos que van desde 60 mil hasta 120 mil pesos. A quien afirme que con 120 mil pesos no alcanza para nada tendría que decirle que, en el peor de los casos, alcanzaría para cubrir al menos 80 por ciento de una casa que se puede levantar desde cero hasta concluirla en un máximo de cinco a seis días, dependiendo del sistema constructivo elegido.

En la mayor parte de estos ejemplos, casos reales, con casas que ya han sido construidas en otras entidades en diferentes momentos, la población afectada participa en las labores de construcción, previa capacitación para hacerlo.

Pregunto: ¿Por qué no aprovechar estas innovaciones en las que el gobierno federal ha invertido dinero en apoyo de su surgimiento o consolidación? Ahí ha estado la Secretaría de Economía vía Inadem, el Conacyt, el Instituto Politécnico Nacional, la UNAM, FUMEC.

Se ha hecho un esfuerzo incluso para llevar estos sistemas de construcción (desde levantar una casa a partir de cero hasta tabiques hechos con tierra del lugar, o bien paredes de plásticos reciclados, ladrillos de PET reciclado, etcétera) al extranjero para allegarse de socios o aliados interesados en ellos.

Y ahora que tenemos la contingencia, no los aprovechamos. ¿Por qué? Muy posiblemente porque no se tiene un registro pormenorizado de ellos, de cómo se llaman, del emprendedor apoyado y de los datos de localización. Esta área de oportunidad es muy relevante en la política pública hacia las Mipymes. No hay un directorio de los proyectos apoyados. Ojo Alejandro Delgado Ayala, presidente del Inadem: tienes muy buena área de oportunidad.

Pero no es imposible de salvar este obstáculo. En cuestión de un día las instituciones involucradas pueden dar detalles para su localización y entonces se le da la alternativa a los damnificados para que en determinadas regiones puedan optar por hacer uso de su tarjeta prodamnificado en estos sistemas que harán que para finales de este mes tengan su casa, no igual, posiblemente más pequeña pero con posibilidades de hacerla crecer. Esto permitiría que los miembros de ese hogar dejen de vivir a 'cielo abierto' a merced del clima con el frío que comienza a hacerse presente.

No son estos los momentos para atacar deficiencias sino para resarcirlas. Subamos a las Pymes de la construcción novedosas para que sus innovaciones contribuyan a responder al reto habitacional que ahora tenemos enfrente y que no es menor. Ciertamente los sistemas constructivos serán mucho más fáciles de aplicar en zonas rurales y no en ciudades donde las construcciones demandan de mayor fortaleza en su edificación.

No hacerlo así, no aprovechar estas innovaciones, es dejar pasar la oportunidad para que estos sistemas o productos en la construcción puedan demostrar ampliamente sus bondades. Espero que usted coincida conmigo.

DE TIN MARÍN
Bueno, estas ideas escandalizarán a los ortodoxos: ¿por qué no emitir un bono en el extranjero que tenga como misión hacerse de los recursos necesarios para responder a los retos de vivienda que ahora tenemos enfrente?

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Pymes mexicanas y sus 30 millones de consumidores
Lo que Costa Rica enseña a México
Pyme obtiene sistema de ultrasonido vs. plagas

Sign up for free