Opinión

Subdesarrollo y primitivismo

  
1
  

  

Maestros. (Cuartoscuro)

La plaza pública proyecta lo que la subcultura política es, asegura el doctor en derecho Miguel Ángel Eraña, al referirse a los maestros que fueron vejados en Comitán, Chiapas.

Ese ADN de los habitantes, que pueden ser ciudadanos, tiene resabios de la subcultura política de subdesarrollo, primitivismo y prácticas repetidas de discriminación al diferente.

Una vejación más a los maestros de Chiapas.

Hemos escuchado de todo. Que eran profesores de la CNTE los que lo hicieron, que eran infiltrados pagados por presidentes municipales de la entidad. Es difícil saber qué sucede detrás del movimiento magisterial, pero con el pretexto de desconocer el fondo, no podemos seguir permitiendo que la vejación y la indignidad se vuelvan nuestra constante.

El Código Penal de Chiapas establece claramente en tres de sus artículos las sanciones a las que serían acreedores los presuntos responsables.

Y si como sociedad nos haría mucho bien saber qué pasa detrás de este conflicto, yo creo que los ciudadanos estaríamos conformes con que se castigue a quienes raparon, vejaron e hicieron caminar descalzos con carteles a los profesores.

El artículo 324 del Código Penal de Chiapas establece que “se impondrá pena de tres a seis años de prisión, cincuenta a doscientos días de multa y veinticinco a cien días de trabajo a favor de la comunidad, al que realice distinción por la condición social o económica, las ideologías o creencias religiosas, las opiniones, el trabajo desempeñado, las costumbres, los patrones de conducta social, así como cualquier otra que tenga por objeto impedir, menoscabar o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y libertades fundamentales, tales como: I. Provocar o incitar a los demás al odio o a la violencia contra otra persona”.

Sólo elegí algunos de los puntos que hacen referencia a las conductas de quienes cometieron los atropellos y llevaron a cabo estas acciones. Además están los artículos 165 y 227.

Lo que no puede seguir es la impunidad, lo que no nos podemos permitir es que nadie intervenga en defensa de seres humanos que sufren vejaciones, que convirtamos las calles en coliseos romanos.

El catedrático de la UNAM Miguel Ángel Eraña asegura otro punto fundamental: que estos hechos no deben llevarnos a hacer un juicio sumario contra todos los maestros de la CNTE.

Que se realice una investigación y antes de saber quiénes fueron los autores intelectuales, que los autores materiales sean procesados y que se mande un mensaje de no a la impunidad. También necesitamos un gobierno que negocie y no se imponga.

Miguel Ángel Eraña, maestro de tiempo completo de la Universidad Iberoamericana, explica que la deliberación que no se dio en el Congreso de una reforma laborista y no educativa, es la que se está dando en las calles y está provocando un problema severo en la convivencia. Porque no hay mayor autoritarismo que negociar sólo con los que aceptan mi propuesta.

Expertos en derechos humanos nos comentan que ya se inició el expediente de oficio y que hay dos ángulos para tratar este tema. El primero se refiere a que los maestros sean vistos como funcionarios públicos que están humillando a los demás mentores y se puede tratar como un acto de autoridad, y el segundo es la omisión de la acción oportuna y preventiva de la autoridad pública. Esa autoridad a la que corresponde ahora enjuiciar a los culpables de vejar a los maestros y llevarnos por segunda ocasión a la barbarie.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
90 senadores
Una burla
Gil contra Romero Hicks