Opinión

#StopTrump

Hoy se vota en Arizona y Utah. En el primer estado, Trump lleva una holgada ventaja sobre Cruz. Pero en el segundo, donde la población mormona es importante, las encuestas favorecen a Cruz. Por lo pronto, los resultados del pasado supermartes imponen una serie de reflexiones.

1. ¿La victoria en Florida despeja definitivamente el camino de Trump hacia la candidatura republicana? La respuesta no es un sí definitivo, pero no hay duda que es el candidato más fuerte y que, ahora, la esperanza del establishment republicano ya no se concentra tanto en derrotarlo, como en que no alcance los votos requeridos en la convención para que sean los delegados los que elijan un candidato alterno.

2. ¿Cómo es posible que haya ganado Florida, un estado con una fuerte y activa población hispana, que debería haber votado por su senador Marco Rubio y contra la retórica bravucona de Trump?

3. La respuesta no es sencilla. La población hispana es heterogénea. Los exiliados cubanos tienen en común con los migrantes mexicanos el idioma, pero también una serie de diferencias, que van desde niveles de vida hasta grados de instrucción.

4. Pese a que provoca indiscriminadamente, Trump ha concentrado su ataque en los inmigrantes ilegales y los mexicanos.

5. Y hay que hacer hincapié en que lo ilegal funge, en Estados Unidos, como una frontera: los inmigrantes con ciudadanía no son solidarios ni se identifican, necesariamente, con los ilegales. Pueden incluso percibirlos como una amenaza. Por eso, cuando escuchan las diatribas de Trump contra los ilegales no se sienten aludidos.

6. La retórica de Trump sobre el muro, que deberá pagar México, está en la misma frecuencia. Sus tesis acerca de la frontera son simples, pero no inconsistentes: “Una nación sin fronteras no es una nación. Una nación sin leyes no es una nación. Una nación que no sirve a sus propios ciudadanos no es una nación.”

7. De ahí surgen tres corolarios: la frontera sur debe ser reforzada con un muro porque es porosa. Los inmigrantes ilegales deben ser deportados porque son ilegales. No a una reforma o amnistía migratoria porque perjudicaría a los trabajadores estadounidenses.

8. A estas tesis se suma su visión proteccionista que abrogaría el TLC con México y Canadá, impondría aranceles a la importación y presionaría a las empresas estadounidenses para que no se lleven las plantas y los empleos a México o China.

9. Más allá de la inviabilidad de ese programa, lo cierto es que es escuchado con una mezcla de indignación y esperanza por todos aquellos que han perdido sus trabajos y sufren el deterioro de sus ingresos y nivel de vida.

10. Por lo pronto, la ofensiva del establishment republicano, encabezada por Mitt Romney contra Trump no ha tenido el efecto esperado.

11. Sin embargo, es un hecho que el mayor error de Trump es haber abierto muchos frentes al mismo tiempo. Lo que procede, en consecuencia, es que todos aquellos que están en su contra se unifiquen en torno a una estrategia, que podría tener tres objetivos.

12. Primero, poner en evidencia los peligros que conlleva su política económica. El proteccionismo tendría consecuencias desastrosas, tal como lo señaló The Economist, al ubicarlo como un factor de riesgo
–para la economía mundial– similar al que representaría el Estado Islámico (ISIS), de tener éxito.

13. Segundo, advertir de que su retórica es irresponsable y lo está enfrentando con todo el mundo. El último en haber sido aludido en un spot fue Vladimir Putin, lo que generó una queja del ministro de relaciones exteriores ruso. E igualmente irresponsable es su ataque contra todos los musulmanes que terminaría por fortalecer las corrientes yihadistas del islam. En dos palabras: Trump es un riesgo para la estabilidad mundial.

14. Finalmente, los inmigrantes latinos, la mayoría de los cuales son de origen mexicano, deben ser empoderados para votar contra Trump. George Soros está financiando una organización con ese fin y el gobierno mexicano debería sintonizarse –de alguna manera– con esa estrategia.

15. La batalla por detener a Trump tiene aún muchos episodios por delante: el resto de las primarias, la convención republicana y, en último término, la elección presidencial. Nada está definido y aún hay tiempo. #StopTrump.

Twitter: @sanchezsusarrey

También te puede interesar:
AMLO, ¿la tercera es la vencida?
Trump o Cruz, peor imposible
La argucia de Mancera