Opinión

Statoil y el Día D para Joaquín y Lozoya


 
 
Llegó agosto, y con él, la prueba más grande que hayan enfrentado el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y el director de Pemex, Emilio Lozoya. Algo así como su Día D. En sus manos estará la posibilidad de que la reforma energética sea profunda y dé viabilidad de largo plazo a los recursos energéticos del país.
 
 
Su tarea es meter reversa a la patética decisión de Lázaro Cárdenas de 1938.
 
 
Hay cuatro ámbitos clave para concebir una reforma energética ideal, moderna. El primero es el control; el segundo es la gestión; el tercero es la eficiencia productiva, y el cuarto es la interacción competitiva.
 
 
El debate más álgido ocurrirá en el primero, el control, porque Joaquín y Lozoya tendrán que hilar muy fino para desmoronar los argumentos de la izquierda, que necesariamente vendrán en contra de cualquier cosa que suene a inversión privada.
 
 
Afortunadamente el gobierno tiene a su lado la propuesta del PAN, que incluye la idea de que el Estado preserva el control de los recursos pero se abra un sistema de concesiones a empresas privadas.
 
 
Pero la prueba más relevante para las empresas estatales (Pemex, CFE, ¿otras?) que surjan a partir de ahora será en el segundo ámbito: la gestión. Si en un entorno en el que se permita competencia e inversión privada estas firmas no son bien gestionadas, fracasarán.
 
 
De ahí que valga la pena mirar de cerca el caso de la noruega Statoil, que ha sido citado como uno de los modelos a seguir, tanto como el de Ecopetrol, en Colombia, y Petrobras, en Brasil.
 
 
Los investigadores de Stanford Marc C. Thurber y Benedicte Tangen Istad, escribieron que parte del éxito de Statoil se debió a que en Noruega existió una 'habilidosa burocracia operativa' con servidores públicos que obtuvieron amplios conocimientos de petróleo y que se dedicaron a regular sistemáticamente un sector que tenía que construir sus propias competencias de forma independiente.
 
 
Esto permitió construir una narrativa política en materia de administración petrolera para cuando ocurrieran los primeros descubrimientos de crudo. En la nueva reforma tendríamos que ver cómo se crea una burocracia efectiva para Pemex, que la haga eficiente incluso en la presencia de competidores privados.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota