Opinión

Sr. presidente, aproveche usted la oportunidad

1
 

 

Enrique Peña Nieto

Finalmente canceló usted, Sr. presidente Enrique Peña Nieto, su visita a Washington para reunirse con su homólogo en Estados Unidos, el Sr. Donald Trump. 'El horno no está para bollos' dice un popular dicho mexicano, y este dicho es aplicable a la relación actual entre México y su poderoso vecino del norte. Efectivamente, el horno no está para bollos y somos muchos lo que pesamos que la cancelación de su viaje era obligada. No podía usted meterse en la boca del lobo.

En mi opinión, Sr. presidente, el señor Trump es un hombre de empresa vulgar hasta el extremo, millonario por herencia y esfuerzo propio, que no merece ocupar el delicado e importantísimo puesto para el cual fue electo, pues no tiene ni la experiencia, ni la sensibilidad política, ni la ética que requiere ese cargo. Cada vez que abre la boca, el Sr. Trump demuestra su impericia y su grosera forma de actuar ¿Por qué lo eligió el pueblo norteamericano? Por rechazo al establishment representado por su rival política Hillary Clinton ¿No hubieran podido los norteamericanos encontrar mejores candidatos? Es una pregunta fuera de tiempo, pero que continuamente nos asalta y no podemos evitarla.

A usted, Señor presidente Peña Nieto, lo 'chamaqueó' el señor Trump. Aprovechó su imperdonable error de invitarlo a Los Pinos siendo aún candidato a la presidencia de Estados Unidos y éste, Trump, aprovechó el momento para publicitar su figura, atacando, inclusive, en su propia tierra, al país anfitrión.

Pero los temas que tenía usted en la agenda de su fallida visita a Washington están vigentes y debe encontrarse la forma de negociarlos conforme se presente la oportunidad. Tome usted la iniciativa, señor presidente, y no permita que su contraparte rehuya, entre otros asuntos, la discusión sobre el TLC y su modernización, sobre el respeto a los derechos de los migrantes mexicanos, sobre el libre flujo de remesas de los connacionales, sobre el cuidado de la frontera, sobre el comercio entre ambos países, sobre la cerrazón de Estados Unidos (Trump) y su pensamiento de “América primero”, sobre la venta de armas y su traslado ilegal a nuestro país, sobre el flujo de inversiones hacia México y la protección de las que actualmente están aquí, y otros temas que contenía su agenda según informaron los medios de comunicación.

Mención aparte merece, Sr. presidente Peña Nieto, el anuncio del Sr. Trump sobre la construcción de un muro que dividiría a nuestros países y su aseveración de que México pagaría por él, ¿Cuánto? 14 mil millones de dólares es la estimación de la congresista demócrata Nancy Pelosi ¿Recuerda usted, señor presidente, aquel famoso muro de Berlín que partió a Alemania en dos por decisión de la, en aquel entonces, Unión Soviética? Un muro que fue una afrenta no sólo para ese gran país sino para toda la humanidad. Un muro que fue derrumbado por los ciudadanos alemanes el 9 de noviembre de 1989 después de haberlo padecido durante 28 años.

Señor presidente, su actual imagen y popularidad están dañadas, que duda cabe. Pues bien, por qué no aprovecha este momento, este desafío del impopular presidente norteamericano, para tomar una posición firme y digna, una posición que represente el pensar y sentir de los mexicanos (o de la mayoría, por lo menos). Los Estados Unidos son muy importantes para nosotros, pero nosotros también somos importantes para ellos. Nadie quiere tener un vecino incómodo. Le aseguro que si maneja usted bien este asunto –y para ello cuenta usted con muy buenos asesores– los mexicanos estaremos con usted y nos uniremos a su alrededor. Un México unido alrededor de una causa que defiende digna y sabiamente su presidente, es un juego de ganar-ganar…y la figura de Enrique Peña Nieto recuperará los espacios perdidos y, durante los ya pocos meses que le quedan a su presidencia, contaremos con un político respetable y respetado que conduce con energía los destinos de nuestra nación.

Reconozca el momento difícil que estamos viviendo y transforme sus retos en oportunidades, para que todos, unidos en lo esencial y conducidos por usted, seamos ganadores.

Mañana será otro día.

* El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:
Los desacuerdos sobre el acuerdo
México de mis acuerdos
Luis Videgaray, el hombre del momento