Opinión

Sonríe, mañana puede
ser peor

 
1
 

 

Los ambientes laborales tienen que ver con que la felicidad dure toda la semana. (Shutterstock)

Seguramente te ha pasado; estás en una fila lenta, te cambias y ahora vas más despacio. ¿Cuántas cosas nos proponemos en términos de finanzas personales y suceden de manera contraria? Como si sufriéramos la Ley de Murphy.

Reflexionemos sobre algunos enunciados.

1.- “Todo lleva más tiempo del que piensas”. Los seres humanos tendemos a ensoñar el resultado y perdemos de vista algunos aspectos.

Por ejemplo, al establecer un negocio se pronostican ganancias rápidas o al iniciar un ahorro crees que lograrás pronto el cometido.

Debemos planear con la cabeza fría, incluso tomando en cuenta posibles contingencias para establecer lo que llamamos la opción “B”.

2.- “Si algo puede salir mal, saldrá mal”. Esta es la esencia u origen de la denominada Ley de Murphy. Y cuidado, porque esto ocurre eventualmente en los mercados y en los negocios.

Recordemos, “no hay peor decisión que mantener una mala decisión”, por eso es bueno asimilar una determinada pérdida de una resolución equivocada, para evitar el riesgo de perder el patrimonio.

3.- “Cuando las cosas se dejan libremente, suelen ir de mal en peor”. A veces, los mexicanos pecamos de confiados y sólo decimos “ya se compondrá” y olvidamos actuar. Es fundamental accionar si se trata de poner en regla inversiones o reestructurar deudas.

4.- “Cualquier solución entraña nuevos problemas”. Esta frase es útil porque se esconde detrás de ella un principio básico: el 'costo de oportunidad'. En el momento que elegimos una alternativa vienen otras consecuencias a evaluar para no arrepentirnos luego.

El análisis de las finanzas personales es permanente, aunque hayamos tomado 'buenas decisiones', porque el entorno cambia y existen imponderables que ahora deberán considerarse.

5.- “Al buscar algo, encontrarás lo perdido, menos lo buscado”. La moraleja es productiva, pues en términos de inversiones es conveniente estar abiertos a escuchar opciones que surgen espontáneamente.

6.- “Nada es tan fácil como parece”. Los mercados aparentan operar como si fueran sencillos, y sobre todo cuando los promotores así lo hacen con el fin de enganchar clientes, y simplifican prometiendo jugosas ganancias.

7.- “Siempre es más fácil hacerlo de la forma más difícil”. Esta paradoja puede aplicarse con el endeudamiento. Resulta tentador, por ejemplo, comprar, regalar o viajar, utilizando tarjetas de crédito, pero generalmente se complica el panorama y tiende a convertirse en tragedia financiera, si se carece de la capacidad de pago.

Bien podemos terminar con otra frase de la Filosofía de Murphy: “Sonría, mañana puede ser peor”.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Somos los consumidores presa de la publicidad y las novedades?
¿Tú haces dinero, o el dinero te hace a ti?
¿Quieres hacer negocio con Uber o Airbnb? ¿Seguro?