Opinión

Sólo seis minutos

   
1
   

    

Sismo CDMX

El horror inicial apenas se va borrando, la tragedia sigue en nosotros, pero todavía para muchos falta salir del shock y enfrentar la realidad, que sólo tiene un nombre: perdieron su patrimonio..

El día del temblor todos nos fijamos en los edificios derrumbados, pero ahora, al pasar por la ciudad, también vemos muchos otros acordonados y en cada uno de ellos está la terrible historia de [personas] que con trabajos pueden entrar por sus cosas.

Es el caso de Mauro Cárdenas, quien vivió por más de 30 años con su familia en el edificio de Pacífico 233; él, al igual que otras 39 familias, perdieron su vivienda.

Ese mismo día, el 19 de septiembre, salieron corriendo de la vivienda y después vieron las grietas en su departamento.

De inmediato se dieron cuenta de que la situación era grave.

Pidieron apoyo a Protección Civil, que evaluó en primera instancia los daños y les dijo que ya no podrían vivir ahí.

Ayer con brigadas de Protección Civil, los inquilinos de Pacífico 233 pudieron volver a sus departamentos, pero únicamente por seis minutos, una a una las familias entraron a recoger su ropa y sus documentos principales.

Obviamente seis minutos no son nada en tanta confusión. ¿Qué tanto puedes sacar cuando el tiempo te lo miden los brigadista y te avisan que ya terminó con un silbato?

Es la seguridad, pero también la devastación, el saber que todo lo que tienes está ahí y que ahora empieza la lucha por buscar los apoyos para poder reconstruir tu vivienda.

El reto es mayúsculo, aunque los daños son menores que en el 85. En este caso se ve un gran número de casas y edificios dañados en diferentes zonas de la ciudad, donde parecerían imposibles.

Los residentes de Pacífico 233 ya están unidos y confían en que la autoridad responda en la etapa de la reconstrucción. El ánimo lo mantienen alto a pesar de la situación y sólo esperan que se les indique cuáles son los caminos que deben de seguir para trabajar en la recuperación de su patrimonio.

“Ya fuimos testigos de la reconstrucción de este país en 1985, ahora seremos activos actores en la de 2017. Tenemos certeza de que en la Ciudad de México, como en el resto de las poblaciones que fueron golpeadas por estos siniestros, saldremos adelante”, comenta Mauro Cárdenas, quien hasta el día 19 vivió aquí con su familia.

CONFUSIÓN TOTAL
Después de que nuestra esperanza como mexicanos se asía del nombre de Frida Sofía, nos enteramos de que no sólo no existía el nombre, sino tampoco la niña a la que dedicamos tantas horas y oraciones.

Pero la confusión fue total cuando en las redes sociales escuchamos la grabación de una señora, quien asegura que cinco niños siguen con vida en el colegio Rébsamen. La pregunta inmediata es dónde estaban los padres que exigían que los rescataran.

La historia parece increíble, pero la señora que pidió mantener su nombre en el anonimato responde el teléfono y explica que se acercó a los brigadistas de Estados Unidos para darles las gracias, y ellos le comentaron que era muy difícil llegar al lugar y que por ello las autoridades dieron por terminada la búsqueda.

Si esto fuera cierto sería una historia de terror, pero dónde están los padres de los niños que impedirían que se detuviera el rescate. Es triste, pero lo que nos lleva a dudar de todo, es precisamente el que haya existido Frida Sofía, se haya convertido en nuestra bandera y después haya desaparecido.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
¿Qué viene después?
Crece la delincuencia y Del Mazo asegura resultados en tres meses
Fiesta del Frente