Opinión

Sólo siete ejemplares quedan de la II parte de 'El Quijote'

1
 

 

"El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha" fue escrito por Miguel de Cervantes Saavedra en 1615.

La primera parte de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, obra cumbre de la literatura española y aun universal, escrita por Miguel de Cervantes Saavedra, se publicó en Madrid en 1605. Hasta diez años después, en 1615, apareció la segunda parte. Lo cual significa que en el presente año se cumplen 400 de la publicación de ésta.

Se trata sin duda del libro que más se ha impreso en toda la historia del género humano, con excepción de La Biblia. Algunos estudiosos del tema afirman que su impresión debió haberse efectuado en el último bimestre de 1604, pero que el librero Juan de la Cuesta ordenó que la portada dijera 1605, con el objeto de que la novela "durara más como novedad" entre el público. Increíble, pero así pensó el editor.

En la época de Cervantes todos los libros debían contar con la autorización real para poder ser impresos. Y en su primera página aparecer visible la “tasa”, que era la referencia acerca del precio al que deberían venderse al público. Para la primera parte de El Quijote su precio aprobado, sin encuadernar, fue de 290 maravedíes y medio. Este importe resultó de multiplicar los 83 pliegos en que estuvo contenido su texto, por tres maravedíes y medio por pliego. Diez años después, la segunda parte tuvo como precio al público 292 maravedíes. Este importe corresponde a 73 pliegos, a razón de cuatro maravedíes por cada uno.

Resulta interesante apuntar que en la década que va de 1605 a 1615, el costo del pliego de papel impreso pasó de tres y medio a cuatro maravedíes. Lo cual significa un incremento de escasamente 14 por ciento en diez años. Aparentemente –y sólo aparentemente– una muy baja tasa inflacionaria en la España de los primeros años del siglo XVII.

Pues bien, de la segunda parte de El Quijote sólo se conoce en la actualidad la existencia de siete ejemplares de su edición original, también conocida como “edición Príncipe”. La última vez que ambos tomos fueron objeto de compra-venta, a través de la casa de subastas Sotheby´s de Nueva York el 9 de noviembre de 1989, se vendieron en un millón 800 mil dólares. Se supone que la segunda parte debe tener mayor valor, al haber menos, toda vez que de la primera se conocen en la actualidad entre 17 y 18 ejemplares.

Se presenta algo muy curioso entre ambas partes de El Quijote. A pesar de que la segunda parte es más extensa que la primera, requirió diez pliegos de papel menos para su impresión, 73 en lugar de 83 pliegos de la primera parte. ¿A qué obedece esta aparente paradoja? A que la primera lleva 32 líneas de texto por página y la segunda 34. Tal es la razón.

También te puede interesar:
El difícil camino de la construcción democrática
Lo que dijo el fundador del PAN
La discusión sobre “los cruces”