Opinión

Sofinco SMB Rural introduce tecnología de tarjetas de débito Mastercard para zonas indígenas

 
1
 

 

[Bloomberg] MasterCard enfrentar una multa de hasta 740 mdd un 10% de sus ingresos de 2012. 

El pasado 27 de mayo fue presentada la tarjeta de débito Red Confianza de la Sociedad Financiera Comunitaria SMB Rural, la cual operará con respaldo Master Card. En una primera etapa, la tarjeta se entregará a 16 mil, de los cerca de 65 mil socios con los que cuenta la institución financiera en Hidalgo, Puebla, Oaxaca y Chiapas, de los cuales el 68% son mujeres y en su mayoría en comunidades indígenas.

 La tarjeta podrá ser utilizada en cualquier cajero automático o establecimiento que acepte tarjetas Mastercard, por lo que es una tarjeta de aceptación nacional e internacional.

Esta tarjeta no es la primera en su tipo, pero si la primera emitida por una organización financiera campesina e indígena altamente confiable, un logro en la historia financiera de México. Como toda innovación tecnológica permitirá a la sociedad financiera servicios de mayor calidad a menor costo de operación.

El innovador modelo de negocio de la Tarjeta Red Confianza incluye la integración en una red de medios de pago compatido por varias instituciones financieras comiunitarias; es distinto de otras tarjetas de débito porque incluye desarrollar un ecosistema financiero rural, en el cual se va a gestionar localmente que más establecimientos cuenten con una terminal punto de venta para su aceptación, de manera que la tarjeta no se convierta solamente en una forma de retirar dinero, sino que sea utilizada como medio de pago en zonas rurales, donde no existe hoy por hoy el suficiente número de corresponsales, ni términales puntos de venta. Por esta razón, el trabajo que inicia SMB Rural con el producto es detonar que en las comunidades donde habitan sus socios, sea posible un mayor número de operaciones y transacciones, a menor costo, con confiabilidad y seguridad.

Si bien es cierto que el producto alcanzará su rentabilidad en el mediano plazo, lo importante es empezar con la innovación tecnológica en los socios, para así empujar el cambio tecnológico para dejar de usar dinero en efectivo a nivel local, sobre todo a nivel de establecimientos. Con este modelo, se estima un incremento de la transaccionalidad y el grado de economía formal en el medio rural, lo que sin lugar a dudas podrá tener impactos muy importantes en el nivel de actividad económica y por ende, en la disminución de la marginación, ya que el dinero que se deposite en una cuenta podrá ser gastado en la propia comunidad, dinamizando una mayor oferta y demanda de otros productos y servicios.

La tarjeta Red Confianza tiene además un amplio potencial, en primer lugar, el que los migrantes en Estados Unidos o cualquier otro país, puedan hacer envíos de remesas directamente a sus cuentas de ahorro o las de sus familiares en zonas rurales, sin necesidad de tener una cuenta bancaria en el país donde emigraron, lo que no sólo les reduce los costos del envío de dinero, sino que potencia las capacidades de ahorro e inversión de estas familias. En segundo término puede ser utilizada para recibir subsidios gubernamentales incrementando la transparencia en la asignación de fondos y tercero, será introducida con un modelo de educación financiera para que los usuarios puedan extraer el máximo potencial del uso de dinero electrónico.

No obstante ser la tarjeta un avance cualitativo inequívoco en favor de la inclusión financiera de la población en la base de la pirámide de ingresos, se enfrentan barreras para el óptimo desarrollo del ecosistema financiero, una de ellas es la regulación en materia de corresponsalías para la aceptación de medios de pago electrónicos, la cual es muy rígida en comparación con países que tienen niveles altos de inclusión financiera como Brasil o Perú.

A pesar de ello, se espera que la regulación y la normatividad, poco a poco se flexibilicen y apoyen ecosistemas financieros rurales de este tipo, en aras incluso de una mayor formalidad económica en el medio rural. Asimismo esta tarjeta y el ecosistema que se pretende construir es un exhorto para que los organismos reguladores vean en la tecnología y la innovación en mercados y productos financieros a sus aliados para el desarrollo económico.

También te puede interesar:

El Sistema microbancos rurales y la vivienda rural

Eco de la Montaña: bancarización de remesas y desarrollo económico

CENTÉOTL: Un modelo de organización social y económica para el campo