Opinión

Sobres de 300 mil pesos al mes para asambleístas

1
  

    

ALDF

Una fuente del PRD me confirmó ayer que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal tiene programados bonos por 300 mil pesos al mes para los coordinadores parlamentarios.

A diferencia de lo publicado por Reforma el miércoles (“Se embolsan 300 mil coordinadores de ALDF”), esta fuente asegura que hasta el viernes ni el PRD ni el PAN ni el PRI habían tomado (a diferencia de Morena) ese recurso. El monto, explica este anónimo informante, no lo definieron ellos, sino es el que les asignó, para lo que resta de 2015, la anterior Asamblea Legislativa.

El bono para esos coordinadores sería además de su dieta –69 mil pesos– y de los 106 mil pesos que reciben para gestión legislativa.

Además, otros once integrantes de la Comisión de Gobierno que no son coordinadores de bancada recibirán un bono extra de 200 mil pesos.

Para no hacernos bolas quedémonos en el bono mensual de 300 mil pesos para los coordinadores.

Por si el cinismo se hubiera instalado en nosotros, hay que comenzar por decir que 300 mil pesos mensuales no es cualquier monto.

Son, a 16.5 por dólar, 18 mil 176 dólares al mes.

Son cuatro mil 279 salarios mínimos de los nuevos, de los de 70.10 pesos por día.

Son, anualizados, un millón 35 mil 435 pesos más de lo que cobra cada doce meses (al menos oficialmente) el secretario Osorio Chong, que, se le habrá escapado El Chapo, pero sigue siendo el funcionario más importante del gobierno salvo el presidente Enrique Peña Nieto.

Y es, por supuesto, más de lo que gana como salario oficial Peña Nieto, que reporta 248 mil 674 pesos mensuales.

Claro que otra manera de verlo es la siguiente: esos diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se autoasignan (ellos SON la Comisión de Gobierno) un bono de 300 mil pesos al mes mientras que 64 por ciento de los hogares mexicanos que sí cuentan con trabajo tiene un ingreso igual o menor a dos salarios mínimos*.

Es decir, mientras que en chingos y chingos de casas mexicanas papá o mamá llegan a la mesa con máximo cuatro mil 200 pesos mensuales, en ocho casas chilangas papá (son puros hombres los coordinadores) sólo por concepto de bono llega a la caja fuerte con 71 veces más que muchos de sus (no se rían) representados.

Esto no es una trivialidad. Ni parte de picaresca mexicana alguna. Es una aberración y tiene muchas aristas.

Si la anterior legislatura programó esos montos, me comentan asambleístas y exasambleístas, es porque la recién concluida Asamblea también destinaba mínimo eso a sus líderes parlamentarios.

¿Ustedes creen que alguna entidad del gobierno de la ciudad puede hacer una investigación al respecto? No. Hay un pacto de silencio entre todos los diputados, los anteriores y los actuales. Entre ellos y el gobierno. Entre un partido y los demás. Son, no creo que siquiera les duela la comparación, como la mafia. Nadie habla de sus enjuagues, y al que habla lo destierran.

Tampoco es solución lo que propone Morena, eso de ya lo recibimos pero lo usaremos en educación. Es la misma gata pero revolcada. Son legisladores, no poder Ejecutivo, cuándo lo van a entender.

No hay justificación para que los diputados del DF reciban bonos. De ninguna cantidad. Ni de tres mil, ni de 300 mil pesos. A menos de que estos legisladores quieran dejar claro que tienen precio, que reciben sobres, que lo suyo lo suyo es autoaprobarse montos millonarios para su propia bolsa.

Corrupción más impúdica no se veía hace bastante tiempo.

* Tomado del estudio 'Retrato de un país desfigurado'

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Coahuila y el populismo taurino
Línea 12, dudas ante una reapertura
La Corte y el Nevado: Peña Nieto vs. Lázaro Cárdenas