Opinión

Sobre Glaciares y Avalanchas, Irene Kopelman en LABOR

 
1
 

 

Irene Kopelman. (http://www.labor.org.mx/irene-kopelman-2/)

La artista argentina Irene Kopelman presenta su más reciente grupo de trabajo en la exposición Sobre Glaciares y Avalanchas en la galería LABOR en la Ciudad de México. Estas nuevas piezas dejan ver que la observación de un fenómeno es tan relevante como la conformación del contenido de la obra; Kopelman reduce, abstrae en un gesto muy sutil, la inmensidad natural de los glaciares y avalanchas.

En un mundo donde predomina la referencia visual, Irene Kopelman sale a lo inhóspito, como los exploradores del siglo XIX, a hacer frente al glacial. La artista viajó a la Antártica y los Alpes suizos, buscando los elementos o fenómenos naturales que le interesaban. Cada una de estas regiones representa un sistema nuevo y una investigación que se debe comenzar desde cero. La experiencia directa con el paisaje tiene la misma importancia que su método para esquematizarlo en la obra de Kopelman. Mapas y fotografías que evidencian la manera historiográfica y científica de la documentación del paisaje, nos remonta a la exploración “al natural” de los célebres paisajistas románticos.

Las pinturas resultantes vinculan el suceso natural – salvaje, impredecible y sublime – con la metódica abstracción científica a través de la documentación que la artista elaboró sobre un grupo de glaciares en Suiza. Enfocada en los métodos de estudio, catalogación y comportamiento de dichos elementos naturales, Kopelman trabajó con científicos especializados para comprender los sistemas que definen el entorno.

En este nuevo trabajo, Irene Kopelman abstrae los elementos geográficos para expresarnos la idea de la magnitud del glaciar, de lo inconmensurable, sin necesidad de ser sentimental. Tanto los patrones extraídos de los glaciares aparentemente estáticos como las diversas formas que surgen de los pinos cubiertos de nieve tras haber sido presa de una avalancha son expuestos como formas dinámicas y en constante transformación. Sin descartar esa parte humana que se fascina ante el inabarcable natural, que se manifiesta en una alud como en una simple papa como muestra su serie de dibujos-estudios de papas.

De manera paradójica, y a pesar de que curiosamente no se menciona en la exposición, las obras fueron terminadas en la residencia de Fundación Casa Wabi en Puerto Escondido, Oaxaca. Un ambiente de perfecto contraste al frío de los glaciares pero vivencialmente una naturaleza igual de dominante, permitió a la artista y a la obra tener ese enfoque de lejanía, trabajar y habitar en un entorno apartado.

Las piezas de Sobre Glaciares y Avalanchas dejan ver la diferencia entre la vivencia del paisaje y su representación. La observación metódica directa y la dimensión pictórica crean un nuevo lenguaje de la experiencia humana de la naturaleza. A la manera de Piet Mondrian y Caspar David Friedrich -pintores de la fuerza “natural” – la obra de Irene Kopelman aboga por la abstracción como un elemento útil para reflejar lo frágil que puede ser la percepción y el entendimiento de lo que la naturaleza nos sitúa en frente.

También te puede interesar:

Los cortes de Matisse

Lee Krasner (1908-1984)

Subastas y Semana Frieze en Londres