Opinión

Slim tilda de confiscatorio
a EPN y pide esquina

Qué significativa la frase del comunicado difundido ayer por la noche por parte de América Móvil para mostrar su desasosiego y postura en contra de la iniciativa de ley de telecomunicaciones enviada por el Poder Ejecutivo al legislador.

Dijo en el último párrafo la empresa de Carlos Slim: “AMX considera fundamental el diálogo constructivo con el Ejecutivo Federal, el Congreso de la Unión y con la industria en general, para lograr una legislación y regulación que impulse la inversión, la competencia y el desarrollo de las telecomunicaciones y la radiodifusión en México”. Zoc. Carlos Slim pidiendo esquina.

El costo de la legislación propuesta para regular las telecomunicaciones es ciertamente muy alto para la empresa de Carlos Slim. Esta es quizá la ocasión que de manera más significativa una empresa pública mexicana pierde tanto valor de capitalización en tan poco tiempo como resultado de un cambio regulatorio. Ayer los títulos de América Móvil en el mercado bursátil volvieron a caer 1.55 por ciento, mientras el IPC subía poco menos de 0.4 por ciento. Es una masacre bursátil.

No sé si la solicitud de “diálogo” que emite América Móvil sea escuchada por sus interlocutores de la industria. No pareciera ser el caso: recuérdese, por ejemplo, la forma en la que las empresas de Carlos Slim dejaron de anunciarse en Televisa. ¿Qué razones tendría esta última para tenderle ahora la mano del diálogo a América Móvil, luego de tantos desencuentros de esa naturaleza?

De manera particularmente notoria, el comunicado de América Móvil anoche califica a la iniciativa de ley como “confiscatoria” por el hecho de que la regulación asimétrica propuesta para la empresa —derivado de su condición de preponderancia—, le pueda eventualmente obligar a otorgar gratuitamente acceso a su infraestructura de interconexión a sus competidores. Este punto es sumamente importante, porque la iniciativa está firmada por el presidente Enrique Peña Nieto, así que en sentido estricto Carlos Slim está también calificando de confiscatorio al presidente. Luego le pide diálogo.

Tres escenarios: guerra frontal entre el gobierno federal y el empresario más poderoso del país y aprobación fast track (probabilidad: 40 por ciento); diálogo velado, en el que Slim logra matices mínimos a la regulación asimétrica contra América Móvil (15 por ciento); diálogo franco y amplia política en función de la otra reforma secundaria pendiente, la energética, en donde el gobierno cede frente a Slim pero obtiene una ley de primer mundo para inversiones de petróleo y gas (45 por ciento).

¿Qué que necesitamos los mexicanos? Que dejen de pelear y que todos los participantes de la industria nos den servicios de calidad.

Twitter: @SOYCarlosMota