Opinión

Slim a su sindicato: no me defiendas compadre

En una rara jugada, Telmex de Carlos Slim se deslindó de las manifestaciones de protesta en contra de las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, realizadas hace unos días por el sindicato de telefonistas que encabeza Francisco Hernández Juárez.
En un desplegado, Telmex-Telcel aseguró no compartir “ la posición del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana de participar en manifestaciones públicas que confunden demandas laborales y procesos legislativos, ni consideramos que éste sea el camino adecuado para manifestar puntos de vista personales y grupales”.

Y es que en la víspera de la posposición de la discusión en el Senado de las leyes secundarias del sector, el sindicato de telefonistas estuvo muy activo defendiendo la posición de la empresa e, incluso, esgrimiendo la posibilidad de una huelga si las prestaciones de los trabajadores resultaban afectadas con motivo de las leyes reglamentarias.

El caso es la discusión -fallida- de las leyes secundarias en telecomunicaciones se empató con la revisión del contrato colectivo Telmex-telefonistas, lo que dio más impacto a las declaraciones de Hernández Juárez.

“Si defender los derechos de los trabajadores’’, dijo el líder, “es defender a la empresa, pues qué se puede hacer’’.

La posición del sindicato fue criticada duramente en el Senado, al que acudió en un par de ocasiones Hernández Juárez, porque se le consideró “un ariete’’ del propio Slim.

Pospuesto el debate y aprobación de las leyes secundarias para un periodo extraordinario, probablemente en junio, Telmex se desmarca de las acciones de su sindicato.

Algo así como un tardío “no me defiendas compadre’’.

****

El Plan Nacional de Infraestructura no sólo dota al sector eléctrico de recursos, sino que compromete a la propia Comisión Federal de Electricidad a afianzar un esquema de desarrollo sano y sostenido en el marco de la reforma energética.

Y es que, a la espera del debate de la iniciativa presidencial de leyes secundarias en materia energética, toda la atención está puesta en el futuro de Pemex, que por cierto no es todo el sector.

La CFE, que encabeza Enrique Ochoa Reza, tiene una amplia responsabilidad en el esquema de reforma pues no sólo debe garantizar el servicio para la población, sino además debe contribuir a detonar el crecimiento económico y, desde luego, a desarrollar energías renovables, un tema que es ya central en los países desarrollados.

A ver.