Opinión

Sistema penal acusatorio, capacitación en entredicho

 
1
 

 

Sinaloa Centro de Justicia. (Carlos Velázquez Martínez)

Mañana se pone en vigor el sistema acusatorio (juicios orales) en la Huasteca potosina. Dos agentes del Ministerio Público de la zona aceptan hablar, con la condición de que no se revelen sus nombres, de la capacitación que han recibido y de la nueva encomienda que los espera.

Luego de comentarios a medias, van animándose:

–No teníamos ni idea, pero hace como dos años tomamos un diplomado. Vino gente de Monterrey, Chihuahua, Estado de México y Zacatecas, y hasta de Perú y de Chile. Según esto eran expertos, pero no contestaban muchas dudas. Pues verá, decían, y se quedaban pensando.

–Había otros que decían: eso lo vamos a ver más adelante. Y no lo veíamos.

–Al final ya teníamos una idea, pero nada más.

–De un año a la fecha hemos tenido varios cursos de 15 días.

–De noviembre para acá nos han dado cursos intensivos, pero ni nosotros ni nuestros compañeros nos sentimos preparados.

A mí se me complica lo del interrogatorio y lo del contrainterrogatorio. El capacitador que vino a hablarnos de eso nada más nos decía: hay que saber preguntar, preguntar bien.

–Y cuando le preguntamos cómo, nos remitió al Larousse, que allí viene algo sobre preguntas abiertas, cerradas y compuestas.

–Tampoco estamos preparados para argumentar en público. Y quieren que sea una argumentación jurídica sólida.

–Hay que armar bien el discurso, decía el instructor, que sea concreto, entendible, convincente, pero a la hora de decirnos cómo, parecía más un curso de redacción y de gramática.

–Lo malo de la capacitación es que ha sido muy teórica, y lo que necesitamos es práctica.

–Todos nos quejamos de eso. Están por lanzarnos al foso de los leones y nos hablan de la genética de los felinos.

–Yo creo que de cada diez instructores, tres eran buenos.

–El de argumentación jurídica se la pasó lanzando loas a Manuel Atienza y poniéndonos ejemplos de silogismos de secundaria: el hombre es mortal; Platón es hombre. Luego, Platón es mortal.

–Pero va a ser más complicado que eso.

–Tenemos compañeros que no hablan en público ni aunque los torturen. Qué van a hacer.

–Yo no sé qué voy a hacer yo.

–El riesgo es que uno se sienta muy presionado, nervioso, y se le borre el casete. ¿Qué sucederá si se le pasa a uno pedir una medida cautelar?

–El juez nos va a exhibir. Puede haber una llamada de atención pública o un telefonazo al 'procu'. ¿Qué tal si te cambian en pleno proceso?

–Lo peor es que a estas alturas no sabemos quién de nosotros se queda a desahogar los asuntos por el sistema tradicional y quién se va al nuevo sistema.

–No quieren decirlo, como si fuera un secreto.

–Hay rumores de que vamos a comenzar sólo con los delitos de querella y que por lo pronto no se van a incluir los de oficio, pero nada más son rumores.

–Lo más difícil está en los delitos de oficio. Ni los policías ni los peritos están capacitados para recabar bien los indicios.

–Aquí nos dicen que los abogados defensores se están preparando mejor que nosotros. Pero yo creo que no, que en todo caso va a haber empate.

–Los jueces están certificados en juicios orales. Nosotros no.

–El Código Nacional de Procedimientos Penales establece que debemos estar certificados por la Setec (Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal).

–Pero ni nosotros ni los peritos estamos certificados.

–Entonces cómo le vamos a hacer.

–Me imagino que como le hicieron en otros casos. Por ejemplo, debemos tener una certificación para ver asuntos para menores, pero como nunca nos dieron esa certificación, la 'Procu' publicó un decreto que establece la existencia de 'emepés' habilitados.

–Pues a lo mejor ahora hacen lo mismo para habilitarnos de alguna manera, porque si no, vamos a estar fuera de la ley.

Antes de despedirnos, les pido que se asignen una calificación en cuanto a su preparación para participar en juicios orales. Siete, dice uno. Igual, dice el otro.

También te puede interesar:
Dos Méxicos posibles
Juicios orales: preguntas en la víspera
Las genialidades que nos acechan