Opinión

¿Sirve ahorrar en forma adicional en las Afore?

Recién acaban de hacer más fácil el ahorro voluntario en las Afore, pues ya podrás hacerlo a través de tiendas de conveniencia y se van eliminando las excusas para destinar recursos para la el retiro. ¿Tendrá éxito esta medida?

Sinceramente creo que el resultado será pobre (ojalá me equivoque), porque por más sencillo que se haga la transacción, el problema radica en la falta de interés por la previsión. Antes de realizar un depósito, está la decisión de llevar a cabo un ahorro de largo plazo; es importante tener claro las razones y generar un compromiso con uno mismo sobre el futuro.

Es increíble, pero todavía hay quienes piensan en una forma paternalista en el sentido de que el gobierno es quien tiene la responsabilidad de aportar para la jubilación y esto está lejos de ser así. Como ya lo he comentado en este espacio, todos quienes hayan trabajado en el sector formal a partir del primero de julio de 1997 deberán hacerlo con sus propios recursos a través de la Afore.

Como menciona la nota publicada en EL FINANCIERO el 28 de julio ("Ahorro voluntario en tiendas de conveniencia arranca en agosto"), el esquema de retiro apenas alcanzará para entre 20 y 35 por ciento del último salario. Haz la prueba, imagínate que tienes 65 años y que de tu ingreso actual vas a vivir con ese porcentaje. ¿Crees poder lograrlo? ¿Te alcanzaría para cubrir tus gastos mínimos?

Hay una conclusión contundente: si dejas de ahorrar en forma adicional, la pensión no te garantiza una vida digna como jubilado.

Si bien hay un esfuerzo por parte de las autoridades por dotar de información y facilitar las transacciones, hay una falta de conciencia y las personas en general ni siquiera hacen un análisis de cuál es la mejor opción de Afore y siguen siendo presionados por los promotores. Mucho menos van a tener la constancia del ahorro.

Por el contrario, si se tiene una buena administración y se han hecho buenas inversiones, es posible contar con un buen patrimonio para la jubilación, sin ahorrar adicionalmente en las Afore; desgraciadamente esto aplica para un porcentaje muy bajo de la población.

Por eso, para quienes son muy tradicionales y tienen sus ahorros regularmente a través del sistema bancario, las Afore ofrecen una muy buena alternativa, porque mientras que las tasas de interés van a la baja, se puede obtener un mejor rendimiento, además de la ventaja de la deducibilidad.